El Comercio

Oviedo, 14 nov (EFE).- El presidente del Principado, Javier Fernández, ha señalado al inicio del debate sobre el estado de la región que el presupuesto de 2018 es "la última oportunidad" para un acuerdo con Podemos e IU que permita "hacer fructífera" la legislatura por lo que ha concretado su oferta a ambos para "allanar" ese pacto.

A poco más de año y medio de finalizar su mandato, Fernández ha trasladado a largo de los 35 folios de que constaba su discurso, de una hora y seis minutos de duración, el margen de acuerdo existente en cuestiones como el ciclo de educación infantil de 0 a 3 años o la puesta en marcha de una Unidad Anticorrupción en el Principado.

En ambas cuestiones, que deben ir unidas al diálogo sobre el reto demográfico, la ordenación del área metropolitana central o el plan de residuos, ha garantizado su disposición a explorar los límites económicos y jurídicos para alcanzar un acuerdo dado que "no hay margen" para nuevas rebajas fiscales como piden PP y Ciudadanos.

Tras advertir de que "cada uno se va a retratar" en la negociación, Fernández ha planteado que, en el caso de la educación infantil, el objetivo es avanzar "hacia la consideración pública y universal" de ese ciclo y que, en el de la Unidad Anticorrupción que pide Podemos, sería viable "con un buen encaje legal y un coste razonable".

A lo largo de su intervención, el jefe del Ejecutivo ha defendido que los indicadores constatan que Asturias ha consolidado la mejora de su situación económica y ha pedido que todo el mundo se plantee qué se puede hacer para que sea "más robusta", una cuestión que obliga "a todos" sin que el hecho de estar en la oposición otorgue "carta blanca para atecharse en la irresponsabilidad".

Además, ha incidido en que el fin de la minería no puede llevarse en silencio y ha apostado por un tránsito "consensuado, equilibrado y prudente" hacia una economía descarbonizada" que evite un cierre anticipado de las térmicas como el anunciado por Iberdola para la instalación de Lada.

Fernández se ha referido también a la oleada de incendios del pasado mes de octubre, una situación que llevará a celebrar en diciembre una cumbre en Oviedo junto a sus homólogos de Galicia y Castilla y León para que el Noroeste "se una contra el fuego".

Su única alusión al futuro de la lengua asturiana tras el cambio de criterio de la FSA-PSOE a favor de la cooficialidad ha servido para reiterar su criterio de que no impulsará esa medida en esta legislatura dado que no formaba parte de su programa electoral.

"El Gobierno no tiene problema alguno con el asturiano", pero sí lo tendría "si se desnaturalizase o intentase adulterar su contrato público con los electores", ha subrayado en su discurso, seguido desde la tribuna de invitados por el secretario general de la FSA, Adrián Barbón, junto al coordinador de IU, Ramón Argüelles.

El desafío independentista de Cataluña y la reforma de la financiación autonómica sí han sido abordadas con amplitud por Fernández para advertir de que Asturias no puede "callar, bajar la mirada o renunciar a tener voz" ante un reto secesionista que pone en peligro a la democracia española "por el desprecio a la ley".

"Los sucesos ocurridos y los que sucederán nos atañen", ha afirmado antes de lamentar "los silencios y la perezosa indolencia ante lo que estaba incubándose" pese a que afectaba a la economía regional, a la evolución empresarial, a los mecanismos de solidaridad y a los condición de ciudadanos de Estado de Derecho.

En cuanto a la reforma de la financiación autonómica, Fernández ha avanzado que Asturias se opondrá a cualquier cambio que favorezca la desigualdad y ha pedido el apoyo de la Junta General para defender un sistema "cooperativo y solidario" frente a quienes propugnan un modelo dual y competitivo entre territorios.

Así, ha alertado contra los "nacionalismos interiores" que dificultan la cohesión territorial, que han permitido privilegios como los del País Vasco y que pueden alentar ahora una carrera por los recursos entre territorios "a fuerza de apelar a la defensa de la diversidad" que puede llevar a terminar defendiendo la desigualdad.

Esta primera sesión del debate se ha iniciado con protestas en el exterior de la Junta de un grupo de bomberos del SEPA convocados por el sindicato CSI y que ha sido seguido también desde la tribuna de invitados por los secretarios generales de UGT y CCOO de Asturias.

El pleno se reanudará mañana a las 9:00 con la intervención de la portavoz del PP, Mercedes Fernández, a la que seguirán el resto de grupos parlamentarios con los correspondientes turnos de réplica y contrarréplica por parte del jefe del Ejecutivo y concluirá el viernes con el debate y votación de las propuestas de resolución.