El Comercio

Oviedo, 14 nov (EFE).- El presidente del Principado, Javier Fernández, ha advertido hoy de que su Gobierno se opondrá a cualquier cambio en el modelo de financiación que favorezca la desigualdad y ha pedido apoyo para defender un sistema "cooperativo y solidario" frente a quienes propugnan un modelo dual y competitivo entre territorios.

En la primera de las tres sesiones del debate de orientación política que hoy se ha iniciado en la Junta General del Principado, Javier Fernández ha alertado contra los "nacionalismos interiores" que dificultan la cohesión territorial, que han permitido privilegios como los que tiene el País Vasco y que pueden ahora alentar una carrera por los recursos entre territorios "a fuerza de apelar a la defensa de la diversidad" que puede llevar a que se termine defendiendo la desigualdad.

"Es preocupante que haya fuerzas políticas que reivindiquen el abandono del cooperativismo para promover la competición territorial rebajando impuestos, propiciando el "voto con los pies y profundizando la brecha entre territorios ricos y pobres", ha advertido Fernández.

No obstante, ha incidido en que lo más preocupante es que al entremezclar autogobierno con reconocimiento nacional, "se propicie evolucionar hacia un dualismo que no deslinda lo económico de lo cultural, introduce una permanente tensión dialéctica en lo institucional y propone límites constitucionales a la solidaridad interterritorial".

En su opinión, es mucho lo que se juega Asturias en los 19 meses que restan para el fin de la legislatura, por lo que ha pedido al resto de grupos de la Cámara el mayor consenso en materia de financiación.

"Tenemos un antecedente que nos adelanta ya que la controversia será máxima", ha señalado Fernández al referirse al debate de expertos que se ha producido en la Comisión para la Reforma del Sistema de Financiación que, según ha afirmado, "revela las dificultades objetivas para llegar a un acuerdo, con posiciones distintas desde el punto de vista académico, aunque las mayores diferencias, y las más preocupantes, son de naturaleza ideológica y política".

En su opinión, no es difícil colegir de la propuesta de la comisión y los diferentes votos particulares que se abren posibilidades reales de que las regiones compitan entre sí, de que se proponga la competencia fiscal o que algunos reclamen para las comunidades más altas cotas de poder tributario, a pesar de que eso debilite la garantía constitucional de igualdad.

"Por eso, y más aún en un país tan desequilibrado como España en términos de renta y riqueza, cada fuerza política retrata a través del sistema de financiación el valor que otorga a la igualdad y a la solidaridad", ha afirmado el jefe del Ejecutivo asturiano, que ha incidido en que la opción para su Gobierno es el de un "sistema cooperativo y solidario".