El Comercio

Oviedo, 14 nov (EFE).- En la actual negociación presupuestaria "cada cual se va a retratar", ha apuntado hoy el presidente asturiano, Javier Fernández, que ha incidido en que se trata de la última oportunidad de un acuerdo entre la izquierda en este ámbito.

Tras plantear la necesidad de acuerdos durante su discurso en el debate sobre el estado de la región tanto en este ámbito como en lo relativo al desarrollo del área metropolitana y al plan demográfico, Fernández ha señalado que en este proceso la izquierda se enfrenta a su propia responsabilidad y a su capacidad de demostrar "que puede superar sus recelos para contribuir al progreso".

Después de pactar en 2015 y 2017 las cuentas con los populares y con PP y Ciudadanos, respectivamente, lo que ha atribuido a la negativa de Podemos y al rechazo de los afiliados de IU, el jefe del Ejecutivo ha avanzado en que en 2018, ya en vísperas electorales, sería "muy difícil" alcanzar un pacto que no pueda alcanzarse ahora.

Así, en el actual proceso negociador, el cambio del modelo de las escuelas infantiles, con el objetivo de avanzar hacia una red pública; la unidad anticorrupción; la oferta sobre el plan de residuos, el área metropolitana y el plan demográfico "deben ayudar al consenso" con Podemos e IU, ha apuntado.

Tras subrayar que desde el Gobierno "no faltarán esfuerzos ni gestos" al estar convencido de que ese consenso "tiene lógica política", Fernández ha advertido de que la "pertinacia" de la derecha en las rebajas fiscales constituye "una carrera de autos locos por ofrecer los mayores saldos" que no deja ya "mayor margen".

Así, tras la modificación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, con lo que el Ejecutivo rebasó los límites de su programa electoral, ha admitido, el Gobierno no considera "bueno ni razonable seguir reduciendo ingresos".