El Comercio

Oviedo, 15 nov (EFE).- El presidente del Principado, Javier Fernández, ha advertido hoy al PP de que la propuesta de alcanzar un acuerdo con Podemos e IU para conformar una mayoría parlamentaria planteada ayer al inicio del debate sobre el estado de la región no ha cambiado desde el comienzo de la legislatura.

En su respuesta a la intervención de la líder del PP, Mercedes Fernández, que le ha acusado de entregar "a precio de saldo" Asturias a los radicales, el jefe del Ejecutivo ha incidido en que su oferta de acuerdo presupuestario a ambas formaciones no hace más que reiterar las planteadas en la Junta desde hace tres años.

"Usted no habla para rebatir argumentos si no para excitar a su propia parroquia y su grupo de hooligans siempre está dispuesto", ha apuntado el presidente asturiano que, tras advertir de que no se considera un pesimista, ha considerado que en el caso de la líder del PP "ser optimista es no haberse enterado de nada".

Fernández ha rebatido además las acusaciones de "desgana personal" de la líder del PP para lamentar que recurra a estereotipos y ha apuntado que, en su caso y de actuar de la misma manera, podría hablar, tras la relación que mantuvo con Mariano Rajoy en su etapa al frente de la gestora del PSOE, de un presidente del Gobierno "en la hamaca, fumando un puro y leyendo el Marca".

Ante las protestas desde la bancada popular, el jefe del Ejecutivo asturiano ha incidido en lo "sensibles" que se muestran los diputados del PP si se utilizan argumentos similares a los de su presidenta y les ha emplazado a respetarse "a sí mismos".

En cuanto a la cooficialidad del asturiano, el jefe del Ejecutivo ha reiterado su negativa a impulsarla en esta legislatura pese al cambio de criterio de la FSA, una medida que la nueva dirección de su partido "explicará" a los ciudadanos y concurrirá a las próximas elecciones con esa propuesta "y eso es algo limpio y transparente".

"Yo no lo voy a hacer por coherencia", ha subrayado tras defender la gestión de su consejero de Educación, Genaro Alonso, que como filólogo ha considerado que lo mejor para el asturiano sería la oficialidad, una afirmación "obvia", según Fernández, que ha cuestionado no obstante que sea "lo mejor" para los asturianos.