El Comercio

Gijón, 6 dic (EFE).- Al entrenador del Sporting Paco Herrera se le acumulan los problemas porque a la retirada de ayer de Rachid, que se unía a los otros seis lesionados, se ha añadido hoy el central Federico Barba que no ha podido entrenar por enfermedad aunque el técnico espera poder contar con él para jugar ante el filial del Barcelona el viernes.

A menos de tres días para el siguiente partido Herrera sabe que no podrá contar con Lora, Jordi Calavera, Álex López y Álex Bergantiños y son seria duda Canella y Xandao y, aunque estos dos no están descartados, su presencia tampoco está clara.

A estas dudas se unen Rachid y Barba por enfermedad lo que deja al técnico con solo 13 futbolistas del primer equipo lo que el ha obligado a convocar a varios jugadores del filial alguno de los cuales entrará en la convocatoria.

Herrera decidió que el entrenamiento de hoy fuese a puerta cerrada para preparar un encuentro en el que tanto él como varios de sus jugadores se juegan mucho tras cinco jornadas sin ganar.

Las lesiones y las dudas suponen que el Sporting vaya a tener que hacer varios cambios para la próxima jornada que afectan especialmente a la defensa y al centro del campo lo que también podría suponer un cambio de sistema obligado por las circunstancias.

En el lateral derecho, sin Lora ni Jordi Calavera y con las dudas de Xandao y Barba, el entrenador probablemente de la alternativa al futbolista del filial Adrián Montoro mientras que el central Álex Pérez podría adelantar su posición al centro del campo para suplir a Bergantiños.

La pareja de éste será Rachid si se recupera y, de no hacerlo, el técnico deberá elegir entre Moi Gómez y el joven Nacho Méndez mientras que en ataque podría volver Scepovic, cada vez más relegado por el entrenador.