El Comercio

Oviedo, 7 dic (EFE).- El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, ha asegurado hoy que el Gobierno contratará el número "máximo" de profesionales que permite el Ministerio de Hacienda para reducir las listas de espera en la sanidad pública asturiana.

Así lo ha afirmado Del Busto durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda de la Junta General del Principado, donde ha dado cuenta del presupuesto de su departamento para 2018, que ha crecido en un 1,83 por ciento hasta situarse en 1.713 millones.

El consejero ha acudido a la comisión con la intención de convencer a los grupos parlamentarios de dar su apoyo a las cuentas públicas del Principado para 2018 porque, ha afirmado, "redundará en beneficio de los asturianos" y cuenta con partidas solicitadas por los propios grupos parlamentarios.

En primer lugar se ha centrado en la lucha contra las listas de espera para asegurar que, a lo largo de este año, se han aplicado algunas de las conclusiones de la comisión de investigación y que otras se aplicarán "paulatinamente".

"Las listas de espera se reducen con profesionales", ha sostenido el consejero, quien ha precisado que las listas de espera sólo se solucionan por esta vía, con la movilización de pacientes de unas áreas a otras o con la derivación de pacientes a hospitales privados sin ánimo de lucro.

También existen las opciones, ha apuntado, de realizar derivaciones "a la privada pura y dura y la peonada pura y dura" y ha garantizado que el Ejecutivo trabaja en todas las posibilidades existentes excepto en estas dos últimas.

En materia de reducción de la eventualidad, Del Busto ha afirmado que a lo largo de este año intentarán "llegar al máximo posible que les permita la ley" en materia de tasa de reposición y Ofertas Públicas de Empleo (OPE) con el objetivo de intentar rebajar la tasa de interinidad al 8 por ciento por lo que se convocará una oferta de empleo público de 2.416 plazas.

Además, en materia de inversiones, ha señalado que el presupuesto incluye 1,2 millones para la ampliación y reforma del Hospital de Cabueñes de forma que la primera fase de estas obras, cuya inversión global ronda los 38 millones, se licite en el primer semestre de 2018 y que los trabajos comiencen a finales de año.

Las cuentas incluyen también 397.000 euros para el Hospital Grande Covián y 240.000 para el de Jarrio mientras que en atención primaria se prevé iniciar las obras del nuevo centro de salud de Las Vegas (Corvera), con algo más de 1,8 millones y del consultorio periférico de Turón (Mieres), también con más de 1,8 millones.

Para el diputado del PP Carlos Suárez, los presupuestos presentados por Del Busto no serán los que se apliquen en 2018 dado que, o el Gobierno acepta lo que digan los grupos, y las cuentas "no se parecerán en nada" o se irá a la prórroga, que "imposibilitará" llevar a cabo las iniciativas del Ejecutivo.

"Serán ustedes los que han caminado hacia el barranco, saben que el acuerdo que buscan es imposible con este presupuesto y no disponen de una alternativa. Están eligiendo despeñe o barranco", ha apuntado tras lamentar que los asturianos sufran las consecuencias.

Desde Podemos, Andrés Fernández ha señalado que su partido no está "para hacer concesiones" ni "para dar el plácet al Gobierno a cambio de nada" y que Podemos no puede comprometerse a apoyar el presupuesto cuando al Gobierno le entra "el temblor nervioso" cada vez que hacen propuestas concretas como la de incrementar la contratación de personal para reducir las listas de espera.

"No tienen plan para sostener la sanidad asturiana", ha recriminado Fernández, quien ha defendido que la clave de la sostenibilidad es el personal, por lo que "hay que hacer una inversión en recursos humanos" y destinar 22 millones para cubrir alrededor de 400 plazas de profesionales.

La portavoz de IU, Marta Pulgar, ha considerado que el cambio que debe darse en la reorientación del sistema sanitario es "excesivamente lento" por la "falta de voluntad política" pese a que la sanidad necesita "un salto hacia un futuro".

Para la forista Cristina Coto las listas de espera están causadas "por un problema de ineficiencia, de mala gestión, que no se salva a golpe de cantidad" mientras que Ciudadanos las ha considerado "una vergüenza" y ha reclamado cambios en la gestión del Gobierno dado que, de seguir así, "el sistema no va a poder aguantar".