El Comercio

Oviedo, 13 dic (EFE).- Dos centros educativos de Mieres y 248 viviendas de esta localidad de la cuenca minera asturiana recibirán calor y agua caliente del pozo Barredo, propiedad de Hunosa, gracias al desarrollo de un proyecto de geotermia para el que la hullera estatal acaba de obtener una subvención de medio millón de euros.

La ayuda del Principado de Asturias, cofinanciada por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), servirá para desarrollar una red de calor urbana que, partiendo del Pozo Barredo, dará servicio a la Escuela Politécnica de Mieres, al Instituto de Educación Secundaria Bernaldo de Quirós y a 248 pisos de varios edificios, en la zona del Vasco-Mayacina.

La ayuda, la mayor de las que se han concedido en la convocatoria, está destinada a empresas que favorezcan el paso a una economía baja en carbono en todos los sectores.

Según informa Hunosa, sociedad perteneciente al Grupo Sepi, el sistema de climatización producirá energía térmica en unas instalaciones centralizadas en Barredo y la distribuirá hasta los usuarios mediante un conjunto de tuberías.

La central de geotermia contará con dos bombas de calor de alta temperatura, dando como resultado una potencia total instalada de dos megavatios.

El sistema de geotermia se instalará manteniendo los de calefacción que actualmente están equipados en los edificios para tener asegurada la garantía de suministro, las condiciones de confort actuales y la optimización del servicio.

El diseño de la red permitirá abastecer de calefacción y agua calienta sanitaria, total o parcialmente en función del tipo de consumidor, a través de tres circuitos, dos de ellos de alta temperatura (80-85 centígrados) y otro de baja temperatura (40-45 grados).

Los primeros proporcionarán calefacción a la Escuela Politécnica y al IES Bernaldo de Quirós, que cuentan con sistema de calefacción basado en radiadores, mientras que el tercero suministrará calefacción al sistema de suelo radiante de los pisos del Vasco-Mayacina.

Hunosa garantiza un ahorro mínimo del 10 por ciento respecto al consumo que se produciría empleando combustibles fósiles y una reducción de las emisiones de CO2 superior al 50 por ciento.

Desde 2014, la empresa hullera ya suministra energía al hospital Álvarez Buylla de Mieres, la mayor instalación geotérmica de España y una de las mayores de Europa, con 3.500 kilovatios instalados.

La hullera estatal también suministra desde Barredo energía geotérmica al Edificio de Investigación del Campus de Mieres y desde mediados del año 2016 al cercano edificio de la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN).

Además de las ventajas económicas y medioambientales, la valorización del agua de mina como recurso geotérmico supone una oportunidad para reducir los costes del bombeo que hay que mantener siempre en los pozos de Hunosa, que disponen de un caudal medio aprovechable casi 37 hectómetros cúbicos anuales a una temperatura media de entre 17 y 26 grados.