El Comercio

Madrid, 13 feb.- La ONU ha recomendado a España diseñar una estrategia sólida con dotación presupuestaria para el abandono de la energía proveniente del carbón con el objetivo de luchar contra la contaminación atmosférica y el cambio climático, ha informado hoy el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA).

Según el IIDMA, el Comité de Derechos del Niño de la ONU en sus "Recomendaciones a España sobre el Examen de los V y VI Informes Periódicos Consolidados", incluye advertencias basadas en el Informe Paralelo presentado por esta entidad junto al Center for International Environmental Law (CIEL).

El documento de IIDMA presentado en 2017, indica que las 15 centrales térmicas españolas provocaron 709 muertes prematuras en 2014 y pérdidas de casi 1.700 millones de euros.

Las recomendaciones tocan otros derechos recogidos por la Convención de los Derechos de los Niños por los efectos negativos del cambio climático, según el IIDMA, por lo que insta a España llevar a cabo una "evaluación de los impactos de la contaminación atmosférica generada por las centrales térmicas en la salud de los niños y adolescentes y en el clima".

Esta evaluación deberá servir como "base para diseñar una estrategia para remediar dicha situación y regular de manera estricta las emisiones máximas de contaminantes atmosféricos, incluyendo las generadas por parte de las empresas privadas".

A la luz de las recomendaciones de la ONU, España debe diseñar una estrategia para evitar las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes como el NOx, el SO2 y partículas procedentes de las térmicas de carbón que afectan de forma directa a la salud de los niños tanto en el territorio español como fuera de su jurisdicción.

El Comité recomienda, además, en su documento la inversión presupuestaria necesaria para cumplir con las observaciones y añade que el Estado deberá presentar un nuevo informe de seguimiento del cumplimiento de estos puntos en enero de 2023, periodo en el que se llevará a cabo el siguiente examen de la situación.

Actualmente funcionan en España 15 centrales de carbón, que emiten 105.650 toneladas de SO2, 83.723 toneladas de NOx y 4.008 toneladas de partículas, que se relacionan con aproximadamente 700 muertes prematuras al año, según datos del IIDMA.