El Comercio

Oviedo, 14 feb (EFE).- La siniestralidad laboral bajó el pasado año en Asturias un 0,5 por ciento, con un total de 11.306 accidentes con baja, la segunda cifra más reducida de la serie histórica, aunque los siniestros de carácter grave subieron un 41,9 por ciento, hasta un total de 105, y los mortales subieron de 8 a 10.

Según los datos del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales publicados hoy por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei), el número de accidentes de trabajo con baja fue el más reducido desde del año 2013, cuando se contabilizaron 11.134.

Además, es el segundo más bajo en la serie histórica iniciada por el Sadei en el año 2000.

Desde entonces, la siniestralidad laboral se ha reducido a menos de la mitad, ya que el principio de la pasada década se registraban en torno a 24.000 accidentes de trabajo al año, con más de 200 graves y hasta 44 mortales.

Según los datos publicados hoy por el Sadei, en Asturias se registraron el pasado año 11.306 accidentes con baja, un 0,5 por ciento menos que en 2016, de los que 10.044 fueron durante la jornada, un 0,8 por ciento menos, y 1.262 "in itinere" (durante los trayectos hacia o desde el centro de trabajo), un 2,3 por ciento más.

Los accidentes leves bajaron un 0,8 por ciento, hasta 11.191, mientras que los graves subieron un 41,9 por ciento, hasta 105, y los mortales pasaron de los 8 de 2016 a los 10 del pasado año.