El Comercio

Oviedo, 14 feb (EFE).- El Comité de Competición de la RFEF ha confirmado la tarjeta roja recibida por el mediocentro del Real Oviedo, David Rocha, el pasado sábado ante el Cádiz, amonestación que recurrió sin éxito la entidad azul y que finalmente supone una suspensión de un partido para el extremeño y una multa de 200 y 600 euros respectivamente a club y jugador.

El Real Oviedo, que presentó alegaciones en vídeo, ha visto atendidas sólo la mitad de sus peticiones dado que, pese a no quitarle la tarjeta roja a Rocha, el Comité ha dejado sin efectos disciplinarios la tarjeta amarilla vista por Juan Forlín después de comprobar que el jugador ni siquiera "contacta con el rival" y que supone un "error material manifiesto" por parte del colegiado.

En el caso del mediocentro, al que Pulido Santana expulsó por "realizar una entrada con uso de fuerza excesiva y golpeando la pierna del adversario", el Comité ha alegado en primer lugar que no le es "posible" revocar una decisión arbitral "invocando una discrepancia en la interpretación de las Reglas del juego".

En esa misma línea, el organismo defiende que las imágenes "muestran una impetuosa acción" por parte de David Rocha que resulta "compatible" con la descripción de los hechos que se recogen en el acta arbitral y que es merecedora de un partido de suspensión.

La sanción del pivote, que lo ha jugado casi todo con Ramón Folch en el centro del campo, obligará al técnico azul, Juan Antonio Anquela, a hacer variaciones en la medular por lo que Hidi, Mariga, o el propio Forlín adelantando su posición y dejando el sitio a Verdés, podrían tener su oportunidad ante el Albacete.