El Comercio

Gijón, 15 feb (EFE).- El delantero del Sporting Nano Mesa se ha convertido en duda para el partido del próximo sábado en Lorca, ya que ha tenido que retirarse del entrenamiento al sufrir un esguince de tobillo del que habrá que esperar su evolución.

Baraja trabajó hoy a puerta cerrada jugadas de estrategia y posibles cambios en el sistema táctico para tratar de romper en Lorca la mala racha de resultados fuera de casa que arrastra, por lo que el técnico podría reforzar el centro del campo dando entrada a Hernán Santana.

El entrenador no podrá contar con Carmona, que debe cumplir un partido de sanción por acumulación de tarjetas, lo que probablemente suponga que Rubén García desplace su posición a la banda derecha.

Baraja recupera al central Federico Barba, por lo que su vuelta y la entrada de inicio de Hernán Santana podrían ser las dos únicas novedades con respecto al equipo que ganó al Numancia, aunque la disposición de los jugadores sobre el terreno de juego sea en algunos casos diferente.

Rubén García advirtió hoy sobre el partido del sábado, que definió como "un partido trampa", ya que no se fía del mal momento del Lorca ni de que sea el último clasificado.

"El Lorca demostró en Gijón que tiene fútbol", señaló el centrocampista rojiblanco, que reiteró la dificultad que todos los equipos tienen de sacar puntos a domicilio a pesar de lo cual considera que "el Sporting tiene que dar un paso adelante para engancharse a los puestos de arriba".

Rubén manifestó que se encuentra "bien en cualquiera de las tres posiciones de ataque" y considera que los cambios de sistema no suelen afectar mucho a los hombres de banda.

El Sporting volverá a ejercitarse mañana, momento en el que se valorará el estado de Nano Mesa y tras lo cual Baraja dará a conocer la lista de convocados para viajar a Lorca, donde los rojiblancos necesitan los tres puntos para seguir recortando las diferencias que le sacan los seis primeros clasificados.