El Comercio

Oviedo, 15 feb (EFE).- Laura Zúñiga, hija de la activista hondureña asesinada en 2016 Berta Cáceres, ha pedido hoy que no se financien aquellos proyectos que violan los derechos humanos como, a su juicio, sucede con el que llevó al asesinato de su madre.

Zúñiga, que se encuentra de visita en Asturias para participar en varios encuentros, ha indicado que las fuentes de riesgo para los pueblos indígenas tienen "mucho que ver con las industrias extractivas", como es el caso de la corporación que pretendía construir una presa en el río Gualcarque, sagrado para la comunidad Lenca, a la que se enfrentó su madre.

Tras reunirse con el presidente del Parlamento asturiano, Pedro Sanjurjo, ha explicado que aunque el proyecto está parado sigue teniendo financiación del Banco Centroamericano de Integración Económica, que tiene como estado socio a España.

Uno de los motivos para visitar España es conseguir la cancelación del proyecto mediante la salida de la financiación, lo que, a su juicio, "ayudaría mucho a dar un mensaje contundente en relación a que los proyectos que violen derechos humanos no tienen que estar financiados".

Además, la familia busca el acompañamiento internacional para conseguir que se haga justicia en Honduras porque ellos solos no pueden, ha reconocido.

Entre las razones para visitar Asturias, ha destacado los apoyos recibidos y la distinción que recibió el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), del que su madre fue cofundadora.

Zúñiga ha criticado también que han estado apartados de la investigación sobre el asesinato de su madre, que se queda "corta" si no se busca a los autores intelectuales de lo sucedido, sobre todo, cuando se trata de casos de "alto impacto" como éste. EFE

La hija de Berta Cáceres se ha reunido también con el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno del Principado, Guillermo Martínez, y esta tarde participará en sendos encuentros en la Facultad de Biología de la Universidad de Oviedo y en El Café de Macondo de Gijón.