El Comercio

Madrid, 13 mar (EFE).- Las intensas lluvias que han afectado a casi toda la península de manera casi consecutiva durante el último mes, han rebajado el déficit de precipitación desde un 34 % a un 10 %, respecto a los valores de principios de febrero.

De esta manera, el valor medio de las precipitaciones acumuladas desde el comienzo del año hidrológico, el pasado 1 de octubre, hasta el 6 de marzo es de 326 litros por metro cuadrado, sólo un 10% menos que el valor normal en dicho periodo que es de 363 litros, según los últimos datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Estas cantidades de lluvia acumuladas los últimos meses, como consecuencia de los numerosos temporales que, sin parar, han caído sobre la península, distan de los datos de finales de 2017 cuando las precipitaciones se situaban un 43% por debajo de lo normal.

La tendencia en el déficit pluviométrico en España no es algo nuevo, según los datos de los últimos tres años que reflejan que a finales de 2015, las precipitación acumulada era de un 34 por ciento por debajo del valor medio, en 2016 un 5 por ciento y en 2017 un 15 por ciento por debajo de la media.

Sin embargo, esta situación ha dado un vuelco las últimas semanas con la llegada a latitudes peninsulares de un carrusel de temporales atlánticos con vientos del oeste húmedos y cargados de precipitación durante las últimas semanas.

Lo que ha ocurrido estas última semanas se debe a un "cambio radical en el patrón de la circulación atmosférica" que ha permitido que las borrascas circulen en nuestra latitud, ha explicado Delia Gutiérrez, portavoz de la Aemet.

Estos frentes además vienen acompañados de vientos "ábregos" procedentes del suroeste peninsular muy cálidos y húmedos y que descargan importantes precipitaciones.

De momento, la situación actual de copiosas lluvias se alargará, con toda seguridad, esta semana -ha añadido la portavoz- para pronosticar que a partir de la próxima, la tendencia meteorológica prevé un cambio con el consiguiente cierre del pasillo de entrada de las bajas atlánticas a la península.

Según datos de la Aemet, entre el 26 de febrero y el 6 de marzo las precipitaciones fueron abundantes, especialmente en la vertiente atlántica, y afectaron a todo el territorio superando los 10 litros por metro cuadrado en todas las zonas, salvo en una franja que va desde Almería hasta Castellón, y en las islas de Fuerteventura e Ibiza.

Se registraron cantidades superiores a los 100 litros por metro cuadrado en toda la mitad oeste de Andalucía, en los Sistemas Central e Ibérico así como en el norte de Extremadura y oeste de Castilla-La Mancha, en Galicia, en la Serranía de Cuenca, en el Pirineo más occidental y en las islas de La Palma y Tenerife.

Como dato significativo cabe resaltar, los 300 litros por metro cuadrado caídos en el Puerto del Pico (Ávila), en el noreste de Cáceres y en la sierra de Grazalema (Cádiz).

Por observatorios principales destacan las 214 litros por metro cuadrado recogidos en el puerto de Navacerrada (Madrid), 202 litros en Tenerife/Los Rodeos, 186 litros en Málaga/Aeropuerto, 149 litros en Ceuta, 144 litros en Jerez de la Frontera/Aeropuerto y 141 litros en Pontevedra.

Las precipitaciones superan los valores normales en una zona que va desde Asturias hasta Navarra y norte de La Rioja, en el Pirineo más occidental y en la provincia de Segovia, llegando a un 25 por ciento e incluso un 50 por ciento por encima del valor normal en Cantabria y en el País Vasco.

También se han superado esos valores en una franja que abarca desde el sur de Madrid hasta el litoral de Granada y en el norte de las islas de Mallorca, Gran Canaria y Tenerife.

En el resto del país, las precipitaciones están por debajo del 75 por ciento en la mitad sur de Aragón, este de la provincia de Guadalajara, noreste de Cataluña, levante peninsular en una franja entre Barcelona y norte de Alicante, en Murcia y Almería, en áreas al oeste de Extremadura y Huelva, en las Canarias más occidentales y al sur de Gran Canaria y Fuerteventura.