El Comercio

Oviedo, 14 mar (EFE).- El acusado de matar a su pareja con un cuchillo en una vivienda de Gijón en marzo de 2016, que se enfrenta a una pena de 22 años de prisión y 10 de libertad vigilada, será juzgado con tribunal de jurado en la Sección Octava de la Audiencia Provincial a partir del próximo 28 de mayo.

Según ha informado la Fiscalía, las sesiones están previstas hasta el día 31 de ese mismo mes, cuando tendrá lugar la lectura del objeto del veredicto.

El acusado mantenía desde 2012 una relación de sentimental con la víctima, S.H.Á., de 34 años y quien tenía reconocido un grado de discapacidad psíquica del 70 por ciento.

Los hechos ocurrieron sobre las 02:30 horas del 13 de marzo de 2016, cuando la pareja se dirigía hacia su domicilio.

Según relata la Fiscalía en su escrito de acusación, la pareja inició una acalorada discusión en la calle, en la que el acusado le dijo a la mujer: "Hija de puta, te voy a matar".

Una vez en el domicilio, añade el Ministerio Público, el procesado cogió un cuchillo de cocina, con una hoja dentada de unos 11,5 centímetros, y se lo clavó a la mujer al menos en dos ocasiones en la zona torácica y a nivel de la línea axilar.

Según la Fiscalía, durante todo el domingo día 13 de marzo, el acusado, consciente de que la mujer estaba aún con vida tumbada en la cama sin poder levantarse y agonizando, no procedió llamar a los servicios médicos ni a prestarle ningún tipo de auxilio.

Así, no fue hasta aproximadamente las 06:17 horas del día 14 cuando llamó a los servicios de emergencia, que inmediatamente se personaron en el lugar y constataron que S.H.Á. había muerto.

Previamente, el acusado, con el objetivo de aparentar que la mujer aún se encontraba viva, le cogió su teléfono móvil y realizó una llamada desde el mismo al suyo propio.

El acusado fue detenido ese mismo día y la autoridad judicial decretó su ingreso en prisión provisional.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio con las agravantes de parentesco y de desprecio de género y solicita que se condene al acusado a 22 años de prisión, así como 10 años de libertad vigilada con la prohibición de residir en Asturias.

Además, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado abone las costas procesales y pague una indemnización de 60.000 euros a cada uno de los padres de la fallecida y de 3.000 euros a su abuela.