El Comercio

Oviedo, 14 mar (EFE).- La Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo tramitó el año pasado 2.058 reclamaciones y 2.912 notificaciones de alerta de productos peligrosos, realizó 1.721 actuaciones inspectoras, un 19 por ciento más que en 2016, y retiró del mercado 82.423 artículos inseguros.

De las 2.058 reclamaciones recibidas en 2017, 468 fueron trasladadas a otros organismos competentes, mientras que la agencia tramitó las restantes, que dieron lugar a la incoación de 155 expedientes sancionadores.

Del total de quejas, 505 fueron solicitudes de arbitraje de consumo, un sistema extrajudicial de resolución de conflictos voluntario y gratuito para las partes en el que empresa y cliente se comprometen a aceptar la resolución que se dicte.

El sector que recibió un mayor número de reclamaciones fue, un año más, el de las telecomunicaciones con 758, que suponen el 36,8 del total, seguido por el comercio minorista y los servicios bancarios, con 370 y 139, un 18 y 6,6 por ciento del total, respectivamente.

Las que más habituales corresponden a incumplimientos contractuales, las dificultades para darse de baja y las penalizaciones por compromisos de permanencia, los problemas de facturación, las altas indebidas en servicios de mensajería premium y la calidad del servicio.

Consumo también lleva a cabo una labor preventiva de control y vigilancia de productos para evitar posibles fraudes o riesgos relacionados con la salud y la seguridad, por la que se realizan campañas en las que se analiza el etiquetado y la composición de los artículos y se gestiona la red de alertas de aquellos que son peligrosos.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de los Derechos del Consumidor, el Principado ha elaborado un programa de actividades centrado en el vigésimo aniversario de la creación de la red asturiana de Centros de Formación del Consumo, la primera que se constituyó en Europa, y en cuyos talleres desarrollados en 2017 participaron casi 20.000 personas.

Con el objetivo de divulgar el trabajo que realizan, esta semana se desarrollan jornadas conmemorativas en cada uno de los concejos donde se ubican los cinco dispositivos que forman la red, bajo el lema "Sentir un Centro de Formación para el Consumo".