El Comercio

Oviedo, 16 abr (EFE).- El crédito extraordinario de 111 millones de euros que se está tramitando en el parlamento asturiano es, para el Gobierno regional, "una segunda oportunidad en muchos sentidos" tras no haber conseguido sacar adelante unas presupuestos para este año de 4.485 millones, 272 millones por encima de los prorrogados.

En estos términos se ha expresado la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, que ha justificado los tres meses que han tardado en presentar esta ley en que el Gobierno quería "exprimir todos los recursos posibles para tratar de salvar la inversión del ejercicio" y que ha negado que haya negociaciones ocultas con IU y Podemos, como ha insinuado el PP, para pedir dos créditos más.

Según la consejera, el Gobierno sólo prevé otro en materia de función pública para proceder a la adecuación salarial de los empleados públicos.

La titular de Hacienda y Sector Público ha comparecido hoy junto a los consejeros de Presidencia, Guillermo Martínez, y Sanidad, Francisco del Busto, en el Parlamento regional para informar sobre la ley de Crédito que se está tramitando con carácter de urgencia.

Su intervención ha tenido lugar tras la ocho de los 29 expertos y representantes de empresas, sindicatos, ecologistas y organizaciones agrarias llamados a comparecer por los grupos de oposición, una circunstancia que ha sido criticada por el PSOE y de la que ha responsabilizado a los solicitantes de su presencia en la Cámara.

"Su elaboración fue trabajosa", ha señalado Carcedo ante la Comisión antes de incidir en que si se hubiesen limitado a destinar el crédito sólo a amortizar deuda hubiesen terminado mucho antes.

De los 111,3 millones de euros destinados a complementar los 4.213 millones de la prórroga de los presupuestos de 2017, 44,9 millones se destinarán a amortizar deuda, 15 millones al pago del salario social y 51,4 millones a inversiones y actuaciones como la mejora del ciclo infantil de cero a tres años.

Para la consejera, en la ley hay reflejo de propuestas de todos los grupos parlamentarios con los que se negoció y que fue perdiendo apoyos a medida que algunos se sumaban porque, en referencia a la derecha, "les preocupó más quién lo apoyaba que lo que contenía".

La aprobación de crédito está garantizada ya que a los votos socialistas se unirán los de Podemos e IU, posiblemente la próxima semana, o la primera de mayo si finalmente se presenta alguna enmienda de totalidad que, por el momento y a la espera de que se pronuncie el PP, no contemplan Foro y Ciudadanos.

En este sentido, la presidenta del PP, Mercedes Fernández, ha advertido de que "hay quien está hablando ya de tres créditos extraordinarios" mediante un pacto que no se ha hecho público entre el Gobierno "y el nuevo tripartito", una posibilidad de la que los portavoces de Podemos e IU han asegurado no tener "ninguna noticia".

La consejera ha mostrado su confianza en que en septiembre el Ejecutivo asturiano tenga garantizada la financiación por parte del Estado para poder completar todas las inversiones previstas, aunque ha criticado que de los 116 millones de euros que inicialmente el Ministerio dijo que retenía al Principado ahora se hable de 99.

"Es una oportunidad perdida y un premio de consolación para los asturianos, ha afirmado el popular José Agustín Cuervas Mons, que ha acusado al Ejecutivo regional de "haber perdido oportunidades para tener un presupuesto de verdad este año" por su "incapacidad para negociar y ser rehén de la situación política interna", en referencia al cambio en la dirección de los socialistas asturianos.

Desde Ciudadanos, Armando Fernández Bartolomé también ha afirmado que este crédito responde a la "incapacidad de un Gobierno que durante siete u ocho meses sólo ha mirado hacia un lado, hacia Podemos" a la vez que se ha embarcado e un "circulo vicioso donde cada vez hay más deuda y más necesidad de créditos que suponen una losa y que no van en la línea que necesita Asturias".

Sin embargo, para la socialista Margarita Vega, la sesión de hoy ha servido para evidenciar "el papelón de la derecha" que, en su opinión, se ha embarcado en retrasar una ley de crédito que lo único que provoca es la obstrucción del avance de los asturianos ya que "no ha dado ni un sólo argumento de peso para cuestionar la ley".

Desde Podemos, Enrique López también ha negado que hubiese conspiración alguna para negociar nuevos créditos, ha asegurado que su partido actuará en la medida de lo posible para evitar que "un partido corrupto como es el PP pueda estar al frente de las instituciones" y ha incidido en que la apuesta de la formación morada hacia la gratuidad del 0-3 "dejó su semilla" en esta ley que va a permitir reducir a la mitad la cuota que pagan las familias.

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, ha acusado al PP de "buscar maniobras de distracción" al plantear que hay negociaciones ocultas de más créditos porque, en su opinión, es difícil oponerse a una serie de inversiones y actuaciones como las que permitirá afrontar este crédito, aunque no llegue a compensar los 272 millones perdidos por la prórroga tras unos presupuestos frustrados.