El Comercio

Oviedo, 16 abr (EFE).- El ex concejal popular de Urbanismo del Ayuntamiento de Oviedo Alberto Mortera, acusado de un delito de prevaricación administrativa en la venta de una parcela del polígono industrial de Olloniego, ha afirmado hoy que desconocía las condiciones de las parcelas en el momento de la operación, así como las que debían cumplir para la devolución del aval a la empresa adjudicataria.

Durante la vista, que ha comenzado hoy en el Juzgado de lo Penal Número 2 de Oviedo, ha explicado que se limitó a firmar los expedientes que le pasaban los técnicos del Ayuntamiento sin haberlos estudiado, ya que "confiaba en la profesionalidad y la experiencia de los profesionales de la Administración".

El escrito de Fiscalía sostiene que el Ayuntamiento adjudicó las parcelas del polígono de Olloniego a la empresa Urvisa en condiciones ventajosas, con la condición de que en un plazo de dos años tuviesen en marcha los proyectos elegidos y que, hasta dos años después de iniciada la actividad, no pudiesen ser revendidos.

Sin embargo, Urvisa revendió las parcelas a la empresa Bitácora 2002 sin tener en cuenta las condiciones pactadas, lo que motivó la denuncia del grupo socialista de Oviedo.

Posteriormente, el Consistorio ovetense autorizó la devolución del aval a pesar de que Urvisa incumplió las cláusulas del contrato relativas a la prohibición, los plazos y el fomento del empleo.

Por este motivo, el Ministerio Público pide una pena de siete años de inhabilitación para ocupar cualquier cargo público para Mortera y para los otros dos técnicos acusados, el responsable de licencias de obras mayores y la jefa de la sección del Gestión de Patrimonio del Ayuntamiento.

Sobre las condiciones pactadas en la venta de las parcelas, Mortera, que ha sido el primero en declarar, ha señalado que las desconocía, ya que era algo que correspondía a los técnicos municipales del área de Urbanismo.

Respecto al aval, ha insistido en que "ignoraba si alguien tenía que controlar que se diesen las condiciones para la devolución y que fuese obligatorio", aunque ha asegurado que era algo que "no se hizo en ningún caso".

En este sentido, ha manifestado que al recibir el informe favorable de los técnicos municipales entendió que se daban las condiciones necesarias para devolver el aval, aunque no lo comprobó en ningún momento.

Por su parte, el responsable de licencias de obras mayores del Ayuntamiento de Oviedo ha apuntado que, al igual que Mortera, desconocía las condiciones de las parcelas, y que se limitó a "seguir las instrucciones habituales" para conceder la licencia.

Estas instrucciones consistían en comprobar que el proyecto tenía licencia de obra, de actividad y de uso, un procedimiento utilizado en "cualquier licencia de obra mayor".

Al ser preguntado sobre la razón por la que admitía que la obra cumplía las condiciones para la devolución cuando no era así, ha señalado que su departamento funcionaba con plantillas predeterminadas, en las que tan sólo incluía el número de la parcela sin realizar ningún tipo de comprobación.

Además, ha admitido que era habitual que la mayoría de parcelas, en su proyecto inicial, incluyesen "una o dos naves", aunque finalmente acabasen construyéndose "más de diez".

Sin embargo, la jefa de sección de Gestión de Patrimonio ha admitido que las condiciones del polígono eran de sobra conocidas tanto en Patrimonio como en licencias.

Asimismo, ha reconocido que en el momento de adjudicación del proyecto le llamó la atención la memoria de la empresa Urvisa, puesto que era muy genérico y de apenas un folio.

Acerca de la devolución del aval, ha explicado que su sección la envió a Junta de Gobierno, donde fue aprobada, porque según la información enviada desde licencias "cumplía las condiciones" exigidas.

Por último, ha responsabilizado a este área de no haber advertido de que se estaba concediendo la licencia a una empresa distinta a la adjudicataria del proyecto, después de que Urvisa vendiese las parcelas a Bitácora 2002.

La vista, que ha dado comienzo hoy, se prolongará hasta el próximo día 25 y está prevista la comparecencia de 19 testigos, entre los que se encuentran el portavoz municipal del PP, Agustín Iglesias Caunedo, y el diputado regional del PP José Agustín Cuevas-Mons.