El Comercio

Oviedo, 17 abr (EFE).- La Fiscalía del Principado de Asturias pide tres años de prisión para un jefe de departamento de un centro comercial de Avilés acusado de acosar y agredir sexualmente a una empleada.

La vista oral, que fue suspendida el pasado mes de enero por la falta de una pericial, está señalada a las 9:45 horas de mañana en el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés.

En su escrito de calificación provisional, el Ministerio Público expone que la agredida comenzó a trabajar en 2001 como cajera en un centro comercial de Avilés y en verano de 2013 pasó a ser reponedora en el departamento de alimentación con el supuesto agresor como jefe directo.

La Fiscalía sostiene que durante el primer año la relación con el acusado fue normal, pero cambió a partir del verano de 2014, y en octubre el hombre comenzó a hacer comentarios ofensivos a la mujer.

Además, cuando el acusado se encontraba a solas en el almacén con la acosada le rozaba y en un momento le propuso verse en un piso vacío de su propiedad, a lo que ella se negó.

Entre diciembre de 2014 y enero de 2015, cuando la afectada estaba reponiendo mercancía, el acusado se acercó y le dijo expresiones "obscenas" y el 5 de febrero de 2015, el hombre le instó a acompañarle a un anexo del almacén, donde le abrazó y tras cogerle fuerte por las muñecas, le puso contra una balda y empezó a tocarle.

Finalmente, ella consiguió zafarse tras darle un golpe con la rodilla cuando él estaba intentando bajarle el pantalón.

Como consecuencia de todos estos hechos la agredida estuvo de baja laboral entre febrero y diciembre de 2015 por gastroenteritis, seguida de un trastorno ansioso-depresivo reactivo, periodo en el que el supuesto agresor le llamó y mandó mensajes "en términos que atentaban a su dignidad".

Además de la pena de prisión, la Fiscalía interesa que se condene al acusado al pago de una multa de 5.040 euros y de una indemnización de otros 5.000 euros, así como a una orden de alejamiento durante cinco años.