El Comercio

Oviedo, 17 may (EFE).- El Gobierno regional prevé tener elaborado antes de fin de año el decreto que permitirá regular el sistema de acreditación de los conocimientos de lengua asturiana de acuerdo a lo previsto en este ámbito en el marco de referencia común de la UE.

Esta medida contemplaría la celebración de pruebas para que los hablantes de asturiano puedan certificar su nivel de conocimiento de la lengua, una iniciativa que tendría efectos académicos dado que permitiría a los filólogos con máster que acreditasen un nivel B-2 pudiesen optar a impartir la asignatura de bable.

Estos datos los ha facilitado el consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, durante su comparecencia en el pleno de la Junta General para responder a una pregunta de la diputada de IU Concha Masa sobre las medidas del Gobierno para seguir promocionado la enseñanza del asturiano en los centros educativos.

Entre ellas, Alonso ha mencionado la extensión de cara al próximo curso del plan piloto implantado este año en seis centros escolares en los que los alumnos de cuarto de Primaria reciban en asturiano las asignaturas de ciencias sociales, naturales, educación física o artística.

El objetivo, ha apuntado, es elevar a diez los centros donde se oferta esta posibilidad -el número previsto inicialmente para la implantación del plan al inicio de este curso- así como ampliar a partir de cuarto de Primaria los cursos en los que se desarrolla esta iniciativa cuyos resultados serán evaluados el próximo mes de junio para estudiar las posibilidades de mejora del plan.

Alonso se ha mostrado convencido de que la iniciativa tiene respaldo legal en la vigente normativa de uso y promoción del asturiano y de que así lo reconocerán los tribunales tras inadmitir a trámite el recurso contencioso-administrativo planteado por el PP.

Los tribunales tomaron esta decisión por falta de competencia procesal del recurrente sin entrar en el fondo del asunto de cuya legalidad se ha mostrado convencido antes de advertir de preguntarse "cómo se puede promover una lengua si no es utilizándola" y de defender la necesidad no sólo de la enseñanza del asturiano si no "en asturiano", una medida que el Gobierno afrontó "con valentía".

Por su parte, Masa ha emplazado a Alonso a generalizar el plan piloto para utilizar el asturiano como lengua vehicular al conjunto del sistema educativo y a tomar medidas para evitar la "deficiente" implantación de la enseñanza del bale en la red educativa privada, donde el nivel de matriculación es más bajo que en la pública.

"No renunciamos a la oficialidad, que llegará antes o después, pero mientras tanto reclamamos al Gobierno que desarrolle ley obliga a promover el uso del asturiano", ha añadido.