El Comercio

Oviedo, 17 may (EFE).- El número de pruebas diagnósticas realizadas en la sanidad pública asturiana se incrementó en 2017 en un 22 por ciento, con lo que la capacidad de respuesta para prestar esa atención a los usuarios creció más que el número de solicitudes, según ha asegurado hoy el consejero de Sanidad, Franciso del Busto.

Del Busto ha dado estos datos durante su respuesta en el pleno de la Junta General a una pregunta del diputado de Ciudadanos Armando Fernández Bartolomé sobre sus planes para reducir el número de pruebas diagnósticas pendientes y reducir así las listas de espera.

Según el consejero, tras un bienio "histórico" de inversiones en la renovación de material, que ha cifrado en doce millones de euros y que ha permitido disponer de dos nuevas resonancias magnéticas, renovar el software de otras, dos nuevos TC y cuatro mamógrafos, se esta produciendo una reducción "espectacular" de los tiempos de demora para someterse a las pruebas con dichos aparatos.

Del Busto, que ha incidido en que su departamento trabaja para cumplir su compromiso de publicar las listas de espera de pruebas diagnósticas, ha señalado que en todas las áreas sanitarias se han registrado descensos en las demoras para realizar colonoscopias, resonancias TAC y ecografías.

No obstante, ha admitido que la puesta en marcha de los nuevos aparatos "ralentiza" inicialmente el ritmo de las pruebas ante la necesidad de formar a los profesionales que los usan, pero, una vez superado ese periodo, se incrementa tanto el volumen como la calidad del diagnóstico.

"Los datos se aproximan mucho a lo que estamos buscando, estamos en buen línea", ha apuntado el consejero que ha incidido en que, por ejemplo, en el HUCA el periodo medio de espera de las colonoscopias se sitúa en 28,5 días y en once en el caso del Álvarez Buylla.

Para el parlamentario de Ciudadanos, los tiempos de las listas de espera siguen siendo "inasumibles" y el descenso debe atribuirse en parte a que los usuarios se van a la sanidad lo que refleja que el problema existe "y la mejor manera de afrontarlo es reconociéndolo" lo que requiere en primer lugar hacer públicos los datos sobre las demoras medias para las pruebas diagnósticas.

En su réplica, el consejero ha subrayado que la sanidad pública asturiana es la cuarta mejor valorada de España y ha lamentado que en comunidades con tiempos de espera que duplican a los del Principado sus ciudadanos no tengan una sensación "tan peyorativa" e su funcionamiento. "Cuando los resultados son malos, son malos y, cuando son buenos, no se los cree nadie", ha lamentado.