El Comercio

Oviedo, 13 jun (EFE).- El nuevo jefe superior de Policía de Asturias, Juan Jesús Herranz, ha valorado hoy las cifras de criminalidad de Asturias, que la sitúan como la comunidad más segura de España por detrás de Extremadura, y ha prometido "no caer en la complacencia" y "redoblar esfuerzos" para tratar de mejorarlas "aún más".

En su discurso de toma de posesión del cargo, que ha tenido lugar en la sede de la Delegación del Gobierno en Asturias, Herranz ha reconocido que asume un "reto difícil", ya que la sociedad asturiana es "exigente", aunque ha asegurado que tratará de estar a la altura.

Herranz ha señalado que corren tiempos "difíciles", ya que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado tienen que hacer frente a retos como el crimen organizado o la ciberdelincuencia, que requieren una respuesta contundente, con "recursos limitados".

Sin embargo, la ciudadanía demanda los mismos "buenos resultados", por lo que ha incidido en la necesidad de mejorar la "colaboración y coordinación" para ser "más eficaces y eficientes" y garantizar la seguridad en el territorio.

A su juicio, dispone de una "excelente plantilla", a la que le pedirá colaboración, cooperación, respeto y lealtad.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Asturias, Mariano Marín, ha resaltado durante su discurso las bajas cifras de criminalidad del Principado y de España, que la convierten en un modelo a seguir.

También ha hecho hincapié en el "brillante" currículo del nuevo jefe superior de Policía de Asturias, que supone su "mejor credencial" para ocupar el cargo y para trata de reducir aún más la tasa de criminalidad de la región.

El director general de la Policía, Germán López Iglesias, que ha cerrado el acto, ha recordado al predecesor de Herranz en el cargo, Ignacio José Díaz Salazar, al que le ha agradecido su contribución para que Asturias sea una de las regiones más seguras de España y al que ha deseado una "feliz jubilación".

Asimismo, ha mostrado su convicción de que el nuevo jefe superior de Policía logrará su principal propósito en esta nueva etapa, reducir las cifras de criminalidad al mínimo posible, a pesar de que es una "tarea difícil".

El acto ha contado con la presencia de representantes políticos de todos los partidos, a nivel regional y local, así como de los jefes superiores de Policía del País Vasco y Cantabria, el jefe regional de operaciones de la Policía de Castilla y León, y los comisarios provinciales de León y Zamora.