El Comercio

Gijón, 13 jun (EFE).- Decenas de trabajadores del sector del metal en Asturias han protagonizado hoy en Gijón la primera de las movilizaciones convocadas ante la sede de la patronal para protestar por el bloqueo del convenio que afecta a 23.000 personas en el Principado.

El secretario general de la Federación de Industria de CCOO de Asturias, Damián Manzano, ha pedido que la Federación de Empresarios del Metal y Afines de Asturias (Femetal) desbloquee el acuerdo e incluya condiciones "serias" y "justas" acordes a la situación actual que vive el sector.

Ha denunciado que la patronal propone la retirada del concepto de antigüedad, subidas salariales de solo un 1 por ciento y que los trabajadores de nuevo ingreso perciban los emolumentos "más bajos".

Si no rectifica su propuesta, ha advertido de que los trabajadores endurecerán las movilizaciones y no descartan convocar una huelga en el sector.

Por su parte, el secretario general de UGT-FICA Asturias, Jenaro Martínez, ha afirmado que las condiciones de Femetal son "inaceptables" al plantear subidas "pírricas" salariales en un momento en que "los indicadores económicos del sector mejoran".

"No entendemos su cerrazón", ha puesto de manifiesto antes de avisar de que a la vuelta del verano las protestas se incrementarán.

Los trabajadores están llamados a participar en una nueva concentración el próximo día 21 ante la sede de la patronal en Gijón.

Preguntado por las palabras de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en las que declaraba su intención de que España se aleje del carbón como fuente de energía, Damián Manzano ha pedido al Gobierno regional que defienda a las comarcas minera de manera "clara".

Además de informar de que CCOO a nivel estatal ha solicitado un encuentro con la ministra, ha dicho que se ha producido "una situación preocupante de alarma social".