El Comercio

Oviedo, 14 jun (EFE).- La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, ha abogado hoy por que su partido "acierte" como ya hizo con Mariano Rajoy y elija un líder para sustituirle que concite el respaldo interno con el hecho de ser un dirigente "aceptado y compartido por el conjunto de los españoles".

Fernández ha hecho estas afirmaciones durante la reunión del Comité Ejecutivo Regional del PP, donde ha recordado que Rajoy unía ambos aspectos y era un presidente del partido "querido y respetado" al que luego refrendaban los votantes en las elecciones lo que les permitió ganar las tres últimas convocatorias electorales.

Según la líder del PP asturiano, Rajoy "supo proyectar externamente lo que primero resolvió con éxito en el ámbito interno" y el partido debe afrontar ahora desde esa perspectiva "un momento trascendental y no exento de dificultades" en el que los españoles "están observando al PP y que acierte en su Congreso".

El Congreso que relevará a Rajoy al frente de PP se celebrará los próximos 20 y 21 de julio tras un proceso que comenzará el lunes cuando se abra el plazo para presentar las precandidaturas y al que cualquier afiliado podrá optar presentando cien avales.

La campaña interna de quienes sean proclamados candidatos es de un máximo de 21 días, plazo que también se prevé sea más corto para este cónclave extraordinario al igual que con la inscripción de los afiliados que quieran votar, que según los estatutos tienen quince días para hacerlo, y que también podría reducirse.

En la primera ronda habrá dos votaciones de los militantes, una para elegir a los compromisarios -52 de Asturias, cuya delegación estará integrada por 64 miembros de los que diez son natos y dos de Nuevas Generaciones- y otra para votar a los precandidatos.

Sea cual sea el número de precandidatos de esta primera vuelta sólo pasarán a la segunda, ya como candidatos, dos: los que obtengan el mayor número de votos válidos mientras que la segunda votación, por parte de los compromisarios, sería ya en el congreso, al que también podría llegar un solo candidato para ser proclamado.

En su intervención, Fernández ha denunciado "la hipocresía política" del socialismo y de la izquierda al exigir ahora el cumplimiento de unos presupuestos aprobados por el PP tras pactar con otras fuerzas políticas y que ahora "les sirven" para gobernar tras haberlos "denostado" cuando estaban siendo tramitados.

"Antes urgían echar al Gobierno del PP y tardaron veinticuatro horas en desalojarlo con una alianza contra natura y ahora piden cien días de gracia", ha subrayado tras exigir "a los advenedizos" que cumplan los compromisos adquiridos por los populares en las cuentas, que aún deberán ser ratificadas en el Congreso.

Para Fernández, el PP tiene legitimidad para velar "por esos acuerdos que necesita Asturias aunque quienes eran tan beligerantes contra nosotros, seguramente ahora se cojan vacaciones".

La líder popular ha defendido además la iniciativa planteada por el PP en el Congreso con el respaldo del anterior Gobierno para garantizar que el Ejecutivo tuviera la última palabra sobre el cierre de las centrales térmicas, una cuestión que ahora se complica aún más con el acuerdo alcanzado en el seno de la UE para elevar el porcentaje de participación de las renovables en el mix energético.

En este sentido, ha lamentado que la Junta General no vaya a aprobar finalmente la declaración institucional propuesta por su partido en este sentido, que requería de la unanimidad de la Cámara, después de que Ciudadanos hiciera un planteamiento alternativo "antiasturiano" que, su juicio, "se tuvo que redactar en una mesa de Madrid porque, de otra forma, es inconcebible".

También ha criticado en este ámbito a Podemos, unos "chicos" que son "activos para lo que quieren", pero a los que la defensa de los intereses de Asturias "no les merece atención" y se limitaron a esperar a conocer la postura de Ciudadanos para no pronunciarse.