El Comercio

Oviedo, 14 jun (EFE).- El consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, ha admitido hoy que, de repetirse una situación de lluvias tan intensas como las registradas en Gijón en las últimas semanas, la playa de San Lorenzo volvería a sufrir un problema de vertidos similar al que obligó a cerrar el baño el arenal.

"La playa de Gijón es un símbolo que hay que proteger, es una referencia de nuestro atractivo turístico y no se deben causar daños a su reputación", ha señalado tras advertir, no obstante, de que los ciudadanos requieren de "explicaciones veraces" y de fomentar un debate constructivo que permita aportar soluciones.

Según el consejero, la construcción del pozo de tormentas en Hermanos Castro pendiente de ejecutar por el Ayuntamiento de Gijón y la puesta en marcha de la depuradora de la zona este de manera provisional para realizar un pretratamiento que contemple el desarenado y desengrasado de las aguas "tendría algún efecto".

"Hay que ser claros y decir a la ciudadanía lo que falta. No voy a participar el debate de las culpas pero en el de las responsabilidades sí, no me queda más remedio", ha subrayado tras recordar que la intensidad de las lluvias provocó inundaciones en la acería de ArcelorMittal en Avilés, en instalaciones universitarias y generó argayos y problemas "en toda Asturias".

En relación el futuro de la depuradora, el consejero ha señalado que, tras los contactos mantenidos con el nuevo Gobierno, la previsión de que dispone en el Consejo de Ministros de la próxima semana se aborde la rescisión del contrato con FCC y la liquidación de la obra, que está ejecutada al 90 por ciento.

Posteriormente, el Gobierno central deberá encomendar a Tragsa la puesta en funcionamiento provisional de la depuradora tal y como autorizó la Audiencia Nacional después de que el Tribunal Supremo anulara la declaración de impacto ambiental de esta infraestructura y exigiera la realización de otro estudio por parte del Ministerio.

Esta puesta en marcha provisional, a la que el nuevo informe de impacto ambiental supere los requisitos de los tribunales y no se determine la demolición de la infraestructura y su ubicación en otro lugar, debe ir acompañada de una progresiva separación de la red pluvial de la de saneamiento, ha apuntado Lastra.

A esta situación se añade la apertura de un expediente sancionador por parte de las autoridades comunitarias por los retrasos en el cumplimiento de los objetivos de saneamiento marcos por la UE en Gijón y en otros 19 lugares de España, ha recordado Lastra en su respuesta en el pleno de la Junta General del Principado a dos preguntas formuladas por Ciudadanos y Podemos.

Para el parlamentario morado Héctor Piernavieja, los gobiernos central y autonómico y el Ayuntamiento de Gijón deben "asumir el problema y dar información veraz" dado que, con la presencia de ratas muertas y de espumas en el arenal gijonés, "la gente tiene ojos y nariz y sabe lo que pasa".

Por su parte, Armando Fernández Bartolomé, de Ciudadanos, ha repartido responsabilidades entre las distintas administraciones de diverso signo político y ha reclamado "infraestructuras extraordinarias ante situaciones extraordinarias" para evitar que se deteriore la imagen de un símbolo de la marca "Asturias Paraíso Natural" como es la playa de San Lorenzo.