El Comercio

Oviedo, 14 jun (EFE).- La Consejería de Sanidad y cinco sociedades científicas han firmado hoy un protocolo de intenciones por el que se comprometen a desarrollar la Estrategia para un nuevo enfoque de la Atención Primaria.

Se trata de un documento elaborado conjuntamente por el Principado con representantes de estas entidades que definirá cómo será este nivel asistencial básico en Asturias en los próximos años.

Por parte del Principado, el acuerdo ha sido ratificado por el consejero de Sanidad, Francisco del Busto; el gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), José Ramón Riera.

Además, ha sido suscrito por el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), Manuel Fernández Barrial; el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (Semg), Antonio Hedrera; la presidenta de la Sociedad de Enfermería Familiar y Comunitaria de Asturias (Seapa), Marta Isabel Villamil; el presidente de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (SamFYC), José María Fernández Rodríguez-Lacín, y el presidente de la Asociación de Pediatría de Atención Primaria (Aapap), Ignacio Pérez Candás.

La estrategia aborda las necesidades reales del sistema sanitario y de la población asturiana en un nuevo modelo de atención primaria que, sin perder sus señas de identidad, tendrá una orientación comunitaria, será más multidisciplinar y resolutivo y contará con un sistema de calidad común, evaluable y seguro, que potencie los cuidados a las personas.

El documento pretende que este nivel asistencial sea realmente el eje de la continuidad de la atención y el centro de las actividades preventivas y de promoción de la salud, ha informado la Consejería de Sanidad en un comunicado.

También persigue que la Atención Primaria coordine el cuidado integral a las personas con enfermedades crónicas y que siga siendo parte imprescindible en la formación de profesionales sanitarios.

Los objetivos de la estrategia pasan por impulsar la Atención Primaria como eje nuclear del sistema sanitario público, que garantice la continuidad asistencial a lo largo de la vida y actúe como coordinador de casos, o garantizar una estructura y dotación de recursos materiales y humanos estable, que atienda a criterios de funcionalidad y necesidades integrales sanitarias y sociales.

También busca adecuar las competencias y funciones de los equipos de profesionales a la reorientación estratégica; aumentar la capacidad resolutiva y la innovación con el uso de nuevas tecnologías y sistemas de información; evaluar y disminuir la variabilidad injustificada de la práctica clínica, y orientar este nivel asistencial hacia el desarrollo de actividades relacionadas con la promoción y prevención de la salud individual y poblacional, y convertirlo en nexo entre el sistema sanitario y la comunidad.

Otros objetivos son extender y difundir las buenas prácticas; avanzar hacia la excelencia en cuidados; estimular que la Atención Primaria sea un espacio de gestión del conocimiento y una herramienta para el desarrollo profesional; potenciar la investigación, y fomentar las acciones de transparencia de la evolución del presupuesto, avanzando en una asignación económica acorde con las nuevas responsabilidades que asuma.

Para lograr estos propósitos se han fijado nueve líneas de trabajo que recogen 50 iniciativas concretas y 182 acciones.

También se han incluido en el documento más de 200 indicadores que servirán para medir los avances de su desarrollo.