El Comercio
Anuario 2016

Sporting, travesía en el desierto de los despachos e ilusión en el terreno de juego

La plantilla celebra la victoria en el último partido de 2014.
La plantilla celebra la victoria en el último partido de 2014. / J. Peteiro
  • El club despide 2014 titánico en lo deportivo, pero plagado de dudas en lo institucional

El Sporting vive inmerso en una extraña dicotomía a las puertas de 2015. Respetado en lo deportivo desde la llegada de Abelardo al banquillo de El Molinón, con una trituradora de previsiones y récords dentro del vestuario, situado en ascenso directo con un proyecto exageradamente joven y con el sello de Mareo, pero sacudido por la incertidumbre de la institución, que atraviesa un episodio de su vida histórico y sumamente crítico al mismo tiempo.

Consigue el sportinguismo respirar aire puro de domingo en domingo, incapaz de acostumbrarse a estar en vilo durante el resto de la semana por los constantes movimientos que se producen en las alturas, con el inminente cambio en la propiedad de la entidad; la solución elegida para sortear la crisis agigantada con la negativa de Hacienda a conceder aplazamientos. Si todo sigue el cauce de lo previsto en las negociaciones, José Fernández abandonará el club después de más de dos décadas de gobierno, de que las voces críticas se multiplicaran en El Molinón y la afición pidiese un cambio total en la gestión. Con la entrada del nuevo accionista de referencia, que dotará en teoría de una estabilidad financiera al Sporting, se reconducirá la economía del club.

Abelardo llegó en la génesis del temporal institucional. Si Sandoval había podido incorporar a nueve futbolistas el verano anterior, 'El Pitu' vio cómo la Liga castigaba al club sin fichajes -había la posibilidad de que los hiciera, pero esto reducía la primera plantilla a 18 fichas profesionales, o que no acudiera al mercado y apostara por buscar refuerzos en el filial-, al no estar al corriente de pagos con Hacienda, con un deuda que subsanar de algo más de cinco millones en el presente curso. Pero el único dinero que entró en las arcas por traspasos fueron los 2,5 millones de euros que pagó el Celtic por Scepovic, destinados a saldar parte de la deuda contraída con Doyen Group, estimada en unos cuatro millones de euros.

Acuciado por diferentes frentes que se le abren cada día, el Sporting atraviesa un incierto paraje en lo extradeportivo. Hacienda es inflexible con los rojiblancos, a los que se le acumulan los acreedores, y los jugadores ya han confirmado que estudian presentar denuncias ante la AFE antes del cambio de año para garantizar el cobro de sus sueldos. El club está permanentemente amenazado por el riesgo del bloqueo. Es la otra cara de la moneda al excepcional inicio de temporada del Sporting.

No tiene mucho margen de maniobra para recuperar el equilibrio financiero el Sporting, que vio cómo se le iban quebrando los diferentes pilares sobre los que había levantado su estrategia. La negociación con Hacienda está más enquistada que nunca y no ha entrado ninguna inyección financiera por otra vía. La puerta más cercana es el recurso presentado ante el Tribunal Económico Administrativo Central para que acepte el pago con especias de esos cinco millones de euros, pero es otro horizonte incierto. Podría cerrarse con un fallo en contra en los primeros meses de 2015.

Dirigido hacia la vía de la venta como solución, dentro de un ambiente de crispación hacia los dirigentes, Javier Fernández comenzó a mantener distintos contactos a título personal para la venta del paquete accionarial mayoritario con el final de la pasada temporada. La primera puerta que se abrió fue la del empresario mexicano José Alfredo Reygadas, en una vía construida por el gijonés Ramón Rodríguez, presidente de Future Players, quien puso a ambas partes en contacto a principios del mes de agosto.

Hasta hace varias semanas era la propuesta que más convencía a la familia Fernández por la fortaleza que presentaban los socios que tenía detrás Reygadas, viejo colaborador de la Federación Española de Fútbol, con el Grupo Gem, una petrolera texana y el político Hans Hertell a la cabeza. Pero, en algún momento del camino, perdió cierto peso cuando el empresario se decidió a emprender la aventura de manera más individual, tratando de mantener el respaldo de sus socios, con los que garantizaría la operación. En ese compás de espera, otras opciones ganaron terreno de forma transitoria, sin que en ningún momento quedase descartada esta posibilidad, que puede reactivarse.

Recogió el testigo el gallego Luis Pereira, exfutbolista afincado en Suiza, que llevaba colaborando con el club desde hacía un año, garante en la vía que el Sporting tiene abierta con el TEAC para la financiación alternativa a través del pago con especias, pero, pese a asegurar que había firmado en su momento un preacuerdo con la familia Fernández, quedó en un segundo plano con la irrupción del fondo de capital riesgo inglés. También se mantiene a la expectativa por lo que pueda suceder.

Ja vier Fernández, representante del máximo accionista en el consejo.

Ja vier Fernández, representante del máximo accionista en el consejo.

La aparición de Javier Fernández a la luz pública el 27 de noviembre, coincidiendo con la del desconocido empresario Omar Zeidán, reveló que el vicepresidente del Sporting había decidido entrar de lleno a negociar la compra-venta del paquete accionarial mayoritario con este grupo británico, al que puso sobre la pista del conjunto rojiblanco Quique Pina. Fernández calificó esta propuesta de «muy potente», rompiendo el silencio que había mantenido hasta el momento en un gesto muy simbólico. Días después, ambas partes daban un paso más en la negociación y firmaban un preacuerdo. Pero la negociación, con una 'due diligence' entre medias, no termina de cerrarse y tampoco la incertidumbre fuera de los terrenos de juego.

En cambio, 2014 ha sido un año mucho mejor en lo deportivo. Tras la marcha de Sandoval, Abelardo tomó las riendas del equipo.El equipo respondió y se mantuvo invicto hasta el final de la Liga y se clasificó para disputar la fase de ascenso. El primer cruce enfrentó a los rojiblancos ante Las Palmas. Los de Abelardo se mostraron superiores en fútbol y ocasiones, pero un error defensivo cometido entre Cuéllar y Bernardo en el partido de ida dio ventaja a los canarios. El Molinón fue una caldera en el encuentro de vuelta, pero el Sporting se estrelló en repetidas ocasiones ante el guardameta Barbosa y el larguero. Asdrúbal, en el tiempo añadido, sentenció definitivamente la eliminatoria.

Abelardo, el gran revulsivo del Sporting.

Abelardo, el gran revulsivo del Sporting. / J. Peteiro

Abelardo, por convicción y también por obligación, reforzó al equipo con jugadores del filial. Futbolistas que conocía bien y en los que depositó su total confianza. Además de Jony, han tenido importante presencia nombres como Álex Menéndez, Pablo Pérez, Dani Ndi, Rachid y Carlos Castro.

Los resultados saltan a la vista. El Sporting cierra el año invicto en Liga y ha superado el récord establecido por Boskov de 13 jornadas consecutivas sin perder -Abelardo no conoce la derrota en la competición regular desde que tomó las riendas del equipo-. Además, recibirá 2015 en puestos de ascenso directo.

Desde el club, tanto jugadores como técnicos insisten en la prudencia y en disfrutar el momento, sin marcarse objetivos más a largo plazo. Lo cierto es que la plantilla ha logrado mantenerse al margen de los problemas económicos -en la lógica medida de lo posible- y esta temporada, después de 18 jornadas, todavía no se conoce techo para sus jóvenes futbolistas.