El Comercio
Anuario 2016

Dinero mexicano para reflotar al Avilés

José Luis Tamargo y el inversor mexicano Álvaro López, en los días previos a la firma del traspaso de poderes en el club.

José Luis Tamargo y el inversor mexicano Álvaro López, en los días previos a la firma del traspaso de poderes en el club. / Marieta

  • El grupo inversor IQ Finanzas se hace con el control del club a dos semanas de finalizar el año

  • El pago de las deudas salva un proyecto deportivo que solo tiene como objetivo ser campeón y ascender a Segunda División B

Los nubarrones que ensombrecían en el cielo del Real Avilés se han despejado de un plumazo con la llegada de un grupo inversor de México, IQ Finanzas, que a tres semanas de finalizar el año desembarcó en la ciudad haciéndose con el control económico y deportivo del club blanquiazul. El día 13 se firmaron los documentos de traspaso de la gestión y el 16 quedaron liquidadas las deudas a la plantillla de futbolistas y cuerpo técnico.

Para redondear un final de año en paz y armonía, el equipo de Pablo Lago cierra la primera vuelta en lo más alto de la clasificación del grupo asturiano de Tercera División, llevándose el honorífico reconocimiento de campeón de invierno, por delante de los que van a ser, con toda probabilidad, sus rivales directos en la pelea por el título, Langreo y Sporting B.

En 2015 dejamos el repaso anual del Real Avilés con el equipo peleando con el Caudal y el Langreo por el campeonato, finalmente decantado para los mierenses, que a la postre ascendieron. El equipo de Pablo Lago igualó con 89 el récord de puntos blanquiazul en Tercera División, clasificándose tercero para una puja por el ascenso que tuvo el final más amargo posible, que ni el más pesimista de los aficionados podría plantearse en la peor de sus pesadillas.

El Avilés tuvo como rival en la primera eliminatoria al Lagun Onak de Guipúzcoa, un modesto equipo que fue bien recibido en el sorteo. Pero a la hora de la verdad las fuerzas estuvieron muy igualadas con el mismo resultado en Azpeitia en el partido de ida y en el de vuelta en el Suárez Puerta.

Fue uno de los varios días amargos que, por desgracia, nos acostumbramos a ver en el Suárez Puerta. Si el golpe del Eldense en la promoción de descenso del año anterior fue una puñalada trapera, quedar eliminados tras 24 lanzamientos de penalti es el colmo.

Tras una temporada anterior en la que el equipo resurgió de sus cenizas partiendo de la nada, en la que el club superó la escisión de una parte de su afición decidida a fundar un Avilés diferente, en la que se pagaron lo salarios mes por mes sin un día de retraso hasta que llegó mayo, el ejercicio actual se diseñó con un único objetivo: ser campeones y ascender a Segunda División B.

Para ello, el máximo accionista del club, José María Tejero, puso en manos del agente de futbolistas asturiano, José Luis Tamargo, la confección de la plantilla realavilesina. Su primera decisión fue renovar a Pablo Lago como entrenador de un equipo en el que siguieron algunos de los jugadores importantes, mientras otros se quedaban fuera pese a cumplir con creces en la campaña anterior.

Y llegaron refuerzos de jugadores contrastados en categoría superior, como el cántabro Rubén Palazuelos, o el avilesino Álex Arias, recuperado para la causa tras un año alejado del fútbol y abanderado del nuevo proyecto blanquiazul.

La temporada tuvo un comienzo esperanzador en cuanto a las posibilidades del equipo, que ha estado en las primeras posiciones, peleando codo a codo con Sporting B y Langreo por el campeonato. Pero los buenos resultados no se vieron acompañados cuando, tras cobrar ya con días de retraso la nómina de agosto, el Avilés dejó de pagar a partir de septiembre.

El comportamiento de la plantilla y técnicos, que dieron a conocer en público esta situación, han tenido un comportamiento inmejorable, sin bajar la intensidad en los entrenamientos y partidos. Una especie de huelga a la japonesa que estaba a punto de tocar fin cuando la varita mágica del fútbol trajo al grupo mexicano IQ Finanzas, que al uso de Golplus primero y Amber Care después, se ha hecho con la gestión del club con responsabilidad y libertad de acción deportiva y económica, al margen de los embargos del Ayuntamiento, asunto que sigue sin arreglarse.

2016 se va con el inicio de una nueva etapa en el Real Avilés, reflotado con la llegada de un grupo de inversión mexicano que propone un proyecto cuya primera premisa es dar el salto al final de esta campaña a Segunda B, partiendo de ser primeros de grupo para allanar el camino. El equipo acaba líder la primera vuelta y lo gana todo en un Suárez Puerta donde el equipo, desde la llegada de Pablo Lago al banquillo, no pierde partido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate