El Comercio
Anuario 2016

Polémico traslado de la imagen de la Virgen del Carbayu del Ayuntamiento al asilo de Ciaño

fotogalería

Operarios municipales sacan la talla de la Virgen del Carbayu de su urna en el Consistorio. / Juan Carlos Román

  • Parte de los vecinos recurrió a la vía judicial, alegando que la talla es un elemento histórico, para que la patrona vuelva al Consistorio

Una talla de madera que representa a la Virgen del Carbayu, patrona de Langreo, revolucionó a los vecinos del concejo cabecera de la comarca de Nalón. Todo comenzó con una adhesión. El Pleno langreano aprobó en el mes de abril, con los votos favorables de IU, Somos, PSOE y Ciudadanos, formar parte de la red de municipios laicos. Y entre sus preceptos está que la Casa Consistorial sea un edificio laico, donde no tengan cabida los elementos religiosos. Pero la entrada del Ayuntamiento langreano estaba franqueada por una imagen de la patrona, la Virgen del Carbayu. En 1954 se introdujo la imagen en una hornacina como símbolo de unión entre todos los langreanos, tras un tiempo de disputas entre las diferentes poblaciones.

Los rumores de que la Virgen iba a ser retirada del Consistorio hicieron que los vecinos se movilizasen. Comenzaron a recoger firmas. A finales de septiembre entregaron al alcalde más de 5.000 rúbricas que pedían que la imagen continuase en su lugar original. Una entrega a la que precedió una trifulca entre vecinos y algunos ediles del equipo de gobierno. Las posturas eran irreconciliables y ante la sospecha de que la imagen pudiese abandonar el Ayuntamiento los vecinos plantearon incluso realizar un referéndum.

Tan sólo tres días después el equipo de gobierno procedía a retirar la imagen de la patrona de su hornacina. Dos operarios la sacaron para introducirla en una caja y llevarla a su nueva ubicación, el asilo de Nuestra Señora de El Carbayu del distrito de Ciaño. Un emblemático asilo que en la actualidad está gestionado por Mensajeros de la Paz. El propio padre Ángel había propuesto al alcalde, meses atrás, que de retirar la imagen ellos estarían encantados en recibirla. Ya que entendían que su lugar más apropiado era una capilla y no el Ayuntamiento. Allí se encuentra en calidad de cedida, ocupando un lugar destacado en la pequeña iglesia del asilo.

Lejos de zanjar este traslado la polémica la Sociedad de Festejos Virgen del Carbayu judicializó el cambio de ubicación de su patrona. Los responsables de esta sociedad presentaron un recurso contencioso-administrativo. Un procedimiento que iniciaron el 11 de noviembre con el objetivo de dejar sin efecto el acuerdo plenario que dio pie a la retirada de la talla de la Virgen de las dependencias municipales.

Consideran que se presentaron miles de firmas contra ese acuerdo y que no se las tuvo en cuenta. Además esgrimen que la talla es un bien patrimonial e histórico, y que como tal no tendría que haber sido retirada. Y es que a pesar de ser un Ayuntamiento laico sí puede contener simbología religiosa que sea un bien patrimonial e histórico «especialmente contrastado». Ahora ha de ser un juez quien decida sobre si vuelve o no la imagen de la Virgen.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate