El Comercio
Anuario 2016

Santiago García Granda, nuevo rector en unas elecciones muy reñidas

fotogalería

José Muñiz, a la derecha, felicita a Santiago García Granda / Cereijido

  • Obtuvo un millar de votos más que el catedrático de Psicometría José Muñiz en la segunda vuelta de los comicios para dirigir la Universidad

Fueron las elecciones más abiertas para el Rectorado de la Universidad de Oviedo. Tras dos mandatos al frente de la institución académica (el tiempo máximo establecido por la normativa universitaria), había que dar el relevo a Vicente Gotor. Se presentaron cuatro candidatos: los catedráticos Santiago García Granda, de Química-Física; José Muñiz, de Psicometría, Pedro Sánchez Lazo, de Bioquímica y Biología Molecular, y Agustín Costa, de Química Analítica.

No era la primera vez que concurrían cuatro aspirantes. Ya había sucedido en 2008, pero las posiciones entonces estaban más polarizadas y ahora la incertidumbre era mayor. Y no se despejó hasta el final. Porque, en la primera vuelta, hubo prácticamente un empate entre quien fue considerado el ‘delfín’ del hasta entonces rector, José Muñiz, y el que fue vicerrector de Investigación con Gotor en su primer mandato y hombre de su equipo hasta que la relación se quebró, Santiago García Granda. Muñiz se adelantó con un 34% del voto ponderado, a poco más de un punto que Granda, que consiguió el 32,97%.

Con un resultado tan ajustado, a ambos les tocaba seguir trabajando en busca de nuevos apoyos. Muñiz había logrado más respaldo entre los profesores doctores y el Personal de Administración y Servicios (PAS), y Granda, entre los docentes e investigadores no doctores y los estudiantes, aunque el mayor respaldo de este colectivo se lo había llevado Pedro Sánchez Lazo, con un 25,4% de todos los votos. Agustín Costa quedó lejos de ellos con un 7,8%.

Pocos días después, Sánchez Lazo daba su apoyo a la candidatura de García Granda, que asumía los compromisos de garantizar una representación estudiantil «autónoma e independiente de los órganos de gobierno», el pago fraccionado de las tasas y la promoción de un servicio de transporte lanzadera entre los campus.

Respaldo estudiantil

Ese apoyo, junto con la «interacción directa con el Consejo de Estudiantes», y una mayor movilización del sector progresista de la Universidad dieron un vuelco a los resultados y Santiago García Granda era elegido rector de la Universidad de Oviedo por el 51,17% de los votos, a 978 de Muñiz, con el 47,77% de los respaldos.

La flexibilización del Régimen de Permanencia para seguir con los estudios universitarios, rebajar la sobrecarga docente de los departamentos más saturados con nuevas plazas de personal no funcionario y devolver a los centros la gestión de los másteres, junto con la creación de un Vicerrectorado de Acción Transversal y Cooperación con la Empresa (el más innovador de todos) han sido sus primeros pasos. Pero, a cierre del año y pese a las negociaciones, la financiación por objetivos por parte del Principado sigue siendo asignatura pendiente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate