El Comercio
Asturianos por el mundo

«Nací artista y moriré artista»

Una de las imágenes del 'book' de David Espina, Dave Leon.
Una de las imágenes del 'book' de David Espina, Dave Leon. / E. C.
  • David Espina dejó la ingeniería para ser actor en Hollywood

  • Su nombre artístico es Dave Leon y acaba de producir y protagonizar una película «con presupuesto cero»

En sus papeles pone que se llama David Espina y que está a punto de cumplir los 30, pero su nombre en el ambiente artístico de Los Ángeles, «la ciudad donde todo el mundo va en coche a todas partes», es Dave Leon. A Hollywood llegó hace un año y medio este actor ovetense de penetrante mirada azul, aunque en su currículum pone que cursó Ingeniería en la Escuela Politécnica de Gijón y que, tras concluir sus estudios con éxito, emigró a Suecia, donde vivió durante casi cinco años, «consiguiendo la ciudadanía y encantado con su calidad de vida». Allí comenzó trabajando como ingeniero, un empleo convencional en una multinacional de telefonía que compatibilizaba con sus actuaciones en una banda de rock -porque también es músico- y con los primeros pasos en el terreno de la actuación. Y entonces se produjo el 'click', el viraje definitivo hacia sus sueños. «Sentía que me faltaba algo», cuenta. Y que eso coincidió con una reestructuración en la empresa para la que trabajaba que lo dejó en la calle. Así que no se lo pensó dos veces: era la oportunidad de dar el salto a Hollywood y dedicarse plenamente a ser actor, lo que siempre quiso ser. «Veía que mucha gente se iba y yo me dije: '¿Por qué no intentarlo también? Esta es la mía'».

«Este es un camino de una única dirección. Nací artista y moriré artista», defiende con vehemencia, por más que la senda sea «una lucha constante», ya que la competencia es más que feroz en un lugar en el que «la gente es muy creativa y muy echada para adelante»: «Es realmente un sacrificio muy duro, pero la recompensa es para los que aguantan. La manera de pagarme el pan en el futuro dependerá de cómo me vayan las cosas, pero nunca dejaré de actuar. Por grande o pequeño que sea el número de espectadores», zanja.

«El 99% es business»

Pero lo cierto es que el trecho hacia el triunfo es largo. Y, por el momento, la cuestión de cubrir sus necesidades básicas cuando no está rodando o haciendo castings la solventa trabajando, por ejemplo, como editor de cortos o con varias apariciones en películas independientes. Empleos que, aunque «suelen estar mal pagados y son esporádicos», le sirven para ir tirando, que no es poco en la meca del cine, donde «el 99% es business y hacer contactos». La otra faceta que también está cultivando Dave Leon -que se convirtió en el chico de la lotería sueca tras rodar un anuncio y que saldrá en la próxima campaña publicitaria del desodorante Axe en Francia- es la de productor. Y, de hecho, el penúltimo proyecto en el que se ha embarcado es una película «con presupuesto cero, porque los actores trabajaron gratis y sólo hubo que pagar el alquiler de la cámara durante una semana», en la que se reservó el papel protagonista.

«Conocí a una directora en Suecia y la escribimos juntos. De hecho, acabamos de presentar la cinta en Los Ángeles y estamos en plena promoción», presume de criatura. Una cinta «que puede considerarse de terror pero con una apariencia de documental y con cámara al hombro, en la línea de 'El proyecto de la bruja de Blair'. En español, su título es 'El baño de sangre de Estocolmo' y, aunque no se proyecta en grandes salas, esperamos que nos sirva para ir a dándonos a conocer».

Los planes a corto plazo también están trazados: «En un par de meses se estrenará la película 'Huldra: lady of the forest', donde tengo un papel principal. Es una producción sueca rodada en inglés y se espera con ansias en los círculos del cine escandinavo», resume este intérprete con pinta de galán clásico que ya ha podido codearse con grandes estrellas como Sean Penn, Ben Stiller, Charlize Theron o Mark Wallberg en las célebres fiestas hollywoodienses... También he visto a Robert Rodriguez, Tarantino, Julia Dern... «¡Ah, y una noche estuve de copas con Mel Gibson!».