El Comercio

Asturianos por el mundo

«Llegar a Manchester fue como cruzar el Negrón»

Claudia Menéndez, en Manchester.
Claudia Menéndez, en Manchester. / E. C.
  • Claudia Menéndez viajó a Inglaterra para aprender inglés. La ovetense cuida en su día a día de tres menoresy no ha notado ningún cambio tras el ‘Brexit’

gijón. Cuando el avión estaba a punto de aterrizar, el capitán avisaba por megafonía a toda la tripulación la llegada a una de las cunas industriales del continente europeo. «Welcome to Manchester. Have a good stay», decía justo antes de parar los motores, palabras que no entendía aquella chica que miraba atónita por la pequeña ventana ese paisaje que tenía cierto parecido al de su lugar de procedencia. «Era como encontrarte la lluvia y la oscuridad cuando pasas el Negrón». Así veía su llegada a Manchester, hace cinco meses, la ovetense Claudia Menéndez, quien puso rumbo al país anglosajón para seguir en un entorno familiar y convertirse en toda una ‘au pair’. Ahora su día a día, que es bastante ajetreado, consiste en cuidar a tres menores.

A sus 22 años, como tantos otros jóvenes, tuvo que buscar suerte fuera de España. Y qué mejor opción que Inglaterra, pues da la posibilidad de trabajar y aprender inglés al mismo tiempo. Una oportunidad que Claudia asumiría como reto. Y tanto. «No entendía nada de inglés», recuerda.

Desde la distancia, lamenta no poder continuar con su tradición de «salir todos los días de la semana por las fiestas de San Mateo», aunque la noche inglesa, avisa, no está nada mal. Eso sí: no se olvida de salir con algo más de ‘cash’. «Te dejas un pastizal en cada salida. Aquí cuesta todo el doble», explica. Menos mal que cierran a las tres de la mañana y la opción entonces es regresar a casa. Pero es que, además, según la ovetense, los «ingleses no saben beber». Y, de hecho, en los bares ve las pintas de cerveza ir y venir como si «el dinero fuera interminable».

Y, a pesar de que el país ha cambiado desde el 23 de junio, cuando decidió abandonar la Unión Europea, a Claudia el ‘Brexit’ no le ha afectado y se siente «muy feliz de estar allí». Lo que no quita para tener ganas de volver a cruzar ese Negrón aéreo y, una vez en casa, escuchar un cálido: «Bienvenidos a Asturias».

Aunque todavía quedan meses para que regrese. Porque, este año, Claudia será como el turrón: «Vuelvo a casa por Navidad».