El Comercio
Asturianos por el mundo
Carmen Antuña, entre la nieve de Helsinki.
Carmen Antuña, entre la nieve de Helsinki.

«Finlandia casi no tiene corrupción»

  • La arquitecta langreana Carmen Antuña trabaja en urbanismo sostenible en Helsinki

  • «En España estamos tardando demasiado en reaccionar y en cambiar de rumbo», asegura

Al poco tiempo de llegar a Helsinki, a Carmen Antuña (langreana de 1971) una conocida finlandesa le confesó que una amiga suya que tenía una casa de vacaciones en España había estado ingresada varios días en el hospital y que se había asombrado mucho de lo mal que funcionaban los hospitales españoles, por lo que la asturiana le preguntó que a qué se refería exactamente. Y la respuesta de la finlandesa fue que su amiga hospitalizada decía que debían de tener muy poco personal porque a los demás enfermos (españoles) les tenían que ir a cuidar sus familias. Así que Carmen se vio obligada a explicarle «que los hospitales españoles tienen personal más que cualificado y que lo único que pasa es que en España, cuando te mandan al hospital, tienes a tu familia, amigos, vecinos y conocidos desfilando por allí diariamente». Algo que para los habitantes del país nórdico es inconcebible, porque «allí la cosa es completamente distinta: no te va a ver nadie». Y «por eso a ellas les pareció que si toda aquella gente estaba allí era porque no había personal para cuidar a los enfermos».

La anécdota ilustra muy bien el carácter del pueblo finlandés, en opinión de esta arquitecta especializada en urbanismo que trabaja para VTT , el Centro de Investigación Técnica de Finlandia que depende del Ministerio de Economía y Empleo, además del mayor centro de investigación multi-tecnológica del norte de Europa. Rodeada por «un pueblo que tiene un gran sentido de responsabilidad ciudadana», pero al que «le faltan la espontaneidad, la simpatía y la capacidad de relación que tenemos en el sur de Europa». Una sociedad en la que «todo funciona». Pero en la que, a cambio, nadie te acompaña en el hospital.

Allí llegó («sin ideas preconcebidas, con la mente abierta») en 2009 para hacer una estancia de investigación y, tras finalizarla y regresar a España, a los pocos meses la llamaron para ofrecerle empleo. Inicialmente, desde aquí y, a partir de 2011, ya afincada en Helsinki.

A orillas del mar Báltico vive con su pareja, trabajando en proyectos de investigación y desarrollo relacionados con la edificación y el urbanismo sostenibles en un país en el que, más que calentar la silla, lo que se hace es «trabajar por objetivos». Y, por eso, «es muy común que haya horario flexible y que, además, exista la posibilidad de trabajar desde casa varios días a la semana». Encantada «con la calidad de vida, con muy buenos servicios públicos accesibles a todos (educación, salud, transporte...), con un sistema democrático avanzado y «casi sin corrupción» y con la posibilidad de vivir cerca de la naturaleza incluso en las zonas urbanas donde hay gran cantidad de zonas verdes y biodiversidad. Y, de hecho, paseando por Helsinki se pueden ver ardillas, conejos, liebres o todo tipo de pájaros».

Desde ese remanso de paz social, el contraste es brutal con la visión que le llega de la «agitada» España. Entre otras cosas, reflexiona la arquitecta, «porque estamos asistiendo a un cambio social y político propiciado fundamentalmente por la dramática situación que se ha vivido, y se vive, en muchos sectores de la sociedad afectados por la crisis y por los innumerables casos de corrupción que han salido a la luz, y siguen saliendo, en estos últimos años».

«Creo que estamos tardando demasiado en reaccionar y cambiar de rumbo», defiende esta langreana que se lleva bien con la soledad («te enseña mucho acerca de quién eres y es necesario aprender a estar solo»), pero que aprovecha para viajar a Asturias al menos todos los años «a disfrutar de la familia, los amigos, la gastronomía, el paisaje «y también el sentido del humor asturiano con esa fina ironía que lo caracteriza. Quiero hacer tantas cosas cuando estoy allí... ¡y el tiempo pasa volando!».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate