elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 12 / 17 || Mañana 11 / 15 |
más información sobre el tiempo
Asturianos por el mundo
Estás en: >
«Ahí están ellos: echándose unas risas en el Parlamento, tomándonos el pelo»
Actualizado: 10:40

Kike García Blanco, HighKiks, es periodista y rapero

«Ahí están ellos: echándose unas risas en el Parlamento, tomándonos el pelo»

«A mucha gente le das fútbol y programas como 'Mujeres, Hombres y Viceversa' y el resto les da igual. Y eso los políticos lo saben. ¿Para qué se van a molestar?»

17.05.14 - 00:42 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Ahí están ellos: echándose unas risas en el Parlamento, tomándonos el pelo»
Kike es el tercero por la izquierda. En la foto, con otros tres gijoneses en Londres, Fruela, Miguel y Ricardo.

«Yo soy bastante anti-todo. Y soy anti-todo porque me parece que la mayoría de las cosas no están bien». Kike García Blanco (gijonés, 26 años) lo cuenta en EL COMERCIO porque es periodista y en la sección deportiva de este diario hizo sus prácticas durante un verano, y lo canta en los temas que compone, porque la música forma parte de su ADN desde que cursaba Secundaria en el IES Jovellanos. «La música me gusta de siempre» y así consta también en su currículum extra-oficial en la red: «Empezó a rapear con trece o catorce años con un coleguita del barrio y no paró. A día de hoy, acumula experiencia y espaldarazos varios tras años con proyectos a medias y evolución constante».

«Tus amigos te dicen que mola, pero no puedes estar seguro porque son tus amigos. ¿Qué van a decir? También en Londres la música es muy importante, una ciudad que ha sido la cuna de muchas cosas». Ese fue uno de los motivos que lo llevaron hace un año y medio a la capital británica, donde ya se había establecido su hermana mayor, hoy felizmente casada con un inglés y viviendo en Sheffield.

«La boda fue en Gijón y estuvo llena de guiris, así que la comunicación entre las dos familias era complicada, pero se hizo lo que se pudo», se ríe HighKiks, su alias de rapero, que «es un juego de palabras» entre su nombre, Kike -que puede confundirse con la 'patada', 'kick'- y 'high', que tiene que ver con «sentirse elevado».

Junto a su hermana se instaló en los inicios, cuando pensaba que dominaba inglés después de toda la vida yendo a una academia y se dio cuenta de que sabía mucho menos de lo que pensaba y «no pillaba casi nada», siguiendo el camino de varios amigos a los que luego han seguido otros y que han hecho piña entre los 'british'. Y, a las tres semanas de llegar, después de haber mandado decenas de currículos a tiendas, bares y restaurantes, consiguió su primer trabajo y pudo independizarse.

«A los pocos días de estar aquí, ya tenía una cita para conseguir mi número de la Seguridad Social. Nada que ver con lo que pasa en España. Y ahora mismo, en mi casa, estamos viviendo cuatro gijoneses y dos macedonios», resume.

Con ellos queda algunas tardes a tomar algo, cuando acaba su jornada en una cadena de comida japonesa de moda en la ciudad del Támesis, aunque primero trabajó en una empresa de catering. Todo, «rapidísimo». Y, en esas quedadas 'after-work' de gijoneses exiliados en Londres, el análisis recurrente es que «lo que está pasando en España es muy español». Es decir: «Parece que la marca España de la que todo el mundo habla consiste en darse cabezazos contra la misma pared». Porque nada cambia si no es para empeorar. Y las noticias que les llegan «no son nada positivas. Sigue estando la misma gente, el mismo teatrillo, echándose unas risa en el Parlamento, tomándonos el pelo. Ese es el nivel. Visto desde aquí, resulta esperpéntico. Así que de votar en las elecciones europeas, nada».

El problema, cree, es que, «a mucha gente, con que le des un poco de fútbol y un poco de 'Mujeres y Hombres y viceversa', el resto le da igual. Que las personas con las que poder hablar de política, de música o de cine escasean. Y, cuando eso escasea, se pueden permitir tratarnos como a borregos. Los políticos lo saben. ¿Para que se van a molestar en hacer más?».

«Charlas de padres»

Kike, a su aire, que es hacer música mientras se esfuerza en ganarle la batalla al inglés para conseguir algo de lo suyo. Y, si no, se irá a Alemania, pero lo que tiene claro es que no volverá a Asturias a hacer el mismo trabajo que hace, pero en peores condiciones. «Este es un momento de cambio que hay que aprovechar. Por mucho que eche de menos la sidra «del sitio en el que mejor se vive» y las charlas de padres. «Esas que cuando estás allí, a veces, no te gustan, pero que, aquí, hasta te apetecen».

En Tuenti

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.