1.216 asturianas con escolta policial

La violencia machista crece en la región, con un 8% más de casos en el último año | Ocho menores tienen hoy protección tras ser agredidas por sus exnovios mientras el Pacto de Estado no acaba de concretarse

CHELO TUYA GIJÓN.

Siete denuncias al día por malos tratos presentadas en Asturias en los primeros seis meses del año. Es tanto como imaginar a toda la población de Villayón acudiendo en masa a la Policía a denunciar tras haber sido víctimas de una agresión: 1.389 asturianas denunciaron haberlo sido entre enero y junio.

Una orden de protección decretada cada día en el primer semestre. Son 285 las asturianas que han logrado de la Justicia el mecanismo que pretende alejarlas del peligro que conlleva vivir con un maltratador. Por seguir con la tabla demográfica asturiana, es como si toda la población de Santo Adriano necesitara esa protección.

Y son 1.216 las asturianas que tienen su caso activo en el Sistema de Seguimiento Integral de los casos de Violencia de Género (VioGén). Es decir, que están recibiendo algún tipo de protección policial: desde una llamada telefónica cada dos meses a un control horario de sus movimientos. Son tantas mujeres como si toda la población de Quirós viviera con escolta.

Esas son algunas de las cifras que la violencia de género arroja en Asturias a lo largo de 2017. Unas agresiones machistas que no van a menos. Hasta el 30 de septiembre, los casos activos en el VioGén se incrementaron un 8%, con un total de 9.473 víctimas desde que se implantó el sistema. En estos momentos, según los datos del Observatorio contra la Violencia de Género, en Asturias la mayoría de los casos están considerados como 'riesgo no apreciado' y no existe ninguna mujer que se encuentre en el denominado 'riesgo extremo'. De las 571 que tienen protección policial efectiva, tres tienen un 'riesgo alto' de sufrir una agresión de su expareja.

Un 8% más de casos que incluyen a víctimas menores de edad. El informe realizado por el Observatorio precisa que de entre todas las víctimas con protección policial, ocho son asturianas que no han cumplido los 18 años. Aunque el nivel de su riesgo oscila entre el 'no apreciado' (5 casos) y el 'medio' (un caso), a todos los estamentos inmersos en poner fin a este anómalo comportamiento les preocupa el rejuvenecimiento de una violencia que nace de la desigualdad entre sexos.

44 feminicidios

«Porque las mujeres hemos escrito mucho en el BOE (Boletín Oficial del Estado), pero no salimos de las páginas de sucesos», resume Blanca Aranda, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Progresistas. Lamenta que no se vean «nuestros problemas como lo que son: de toda la sociedad. Nos siguen excluyendo como colectivo».

Y viene el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de septiembre a darle la razón. El día 25 de ese mes, Rosa María, de veinte años, fue cosida a puñaladas por su expareja en Murcia, al que acababa de denunciar. Tres días después, en Sestao, Noemí fue degollada por su marido, que luego se suicidó lanzándose por una ventana. Con ellas se elevaron a 38 las mujeres asesinadas en España hasta ese momento (hoy son 44 y tres más en investigación). Número al que hay que añadir el asesinato de seis menores por sus padres o las parejas de sus madres. Pero, según el CIS, pese a esas cifras, la violencia sexista solo es un 'problema' para el 0,1% del país.

«El agresor ya se ha encargado de hacer a la víctima culpable de su conducta», explica la presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias. Jessica Castaño preside una entidad que ofrece asesoramiento gratuito a víctimas de malos tratos y desde la que se insiste en que «la violencia de género no es un tema privado».

Una posición, la de que «no es un tema privado», en la que también trabaja el Gobierno regional, a través del Instituto Asturiano de la Mujer. De momento, parece haberse logrado revertir la mirada de perfil que, en muchos casos, mantienen familias y amigos de la víctima. En septiembre, 129 personas llamaron al 016 para advertir de un caso de maltrato. De ellas, 37 eran familiares de la víctima, un 15,6% más en un año.

«Pero hay mucho por hacer», apunta el catedrático de Derecho Penal Javier Fernández Teruelo. Autor de 'Análisis de los Feminicidios en España 2000-2015' , que desvela el mal funcionamiento del sistema de protección, tiene dudas sobre el Pacto de Estado alcanzado en el Congreso el pasado mes de septiembre. «Es una declaración de intenciones, pero igual ocurre como otras veces, se hace lo fácil, pero se aparca lo difícil». Como difícil resulta comprender que 490 asturianas tengan que llevar siempre con ellas un móvil especial, Atenpro, para marcar en caso de alerta. Como si toda la población de Caravia tuviera que llevar ese móvil.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos