«Ya somos como un hospital más a pleno rendimiento»

La afluencia en Urgencias fue moderada pero hoy se espera que repunte. / MARIO ROJAS
  • El centro cumple su primer fin de semana con 454 urgencias, seis bebés y siete operaciones. La espera en Urgencias es de cuatro horas y media

Cuatro horas y media. Esa era la demora promedio de un paciente de Urgencias en el viejo hospital «y también el tiempo que estamos necesitando aquí», aseguró el responsable del Servicio de Salud (Sespa), Tácito Suárez, desde La Cadellada. Lo fundamental es que «en menos de cinco minutos todos han sido valorados; luego por necesidades asistenciales la espera puede ser de seis, ocho o doce horas; a veces se llega a las 24 horas en observación porque la dolencia del paciente así lo requiere, pero es todo el funcionamiento habitual», ilustró Antonio Álvarez, responsable de Asistencia Sanitaria. En su primer fin de semana en servicio, las nuevas Urgencias sumaban 454 atenciones a media tarde de ayer, con 46 ingresos y 330 altas. Los demás aguardaban destino en la sala de espera.

A las seis y media de la tarde del sábado se posó el primer helicóptero, con un hombre de 82 años herido grave en accidente de tractor, en Tineo. Media hora después la fractura de codo de un niño obligaba al equipo de Traumatología a estrenar el quirófano y practicar la primera operación. «Se le hizo una osteosíntesis, fijación de fractura, con anestesia y manejo de quirófano», explicaba Alejandro Braña, jefe de la unidad. Dos niños y dos adultos más completaron la nómina de operados.

Entre tanta asistencia, la operación de traslado de enfermos desde el viejo HUCA superó su ecuador. Las ambulancias cambiaron de centro a 57 pacientes, entre los que hubo seis de la UVI y otros seis críticos de Hematología. En suma anoche durmieron en La Cadellada 162 enfermos «mientras que en El Cristo, por primera vez, tenemos menos, 123», concretó Álvarez. Al responsable de Asistencia Sanitaria se le veía contento: «Ahora ya somos como un hospital a pleno rendimiento». Queda por ver la convivencia hoy entre un servicio de Urgencias que tiene en los lunes su peor día y los 2.000 pacientes citados a consulta.