El Comercio

«Muchos colegios le restan importancia e intentan ocultarlo»

«No todos los colegios utilizan el protocolo de acoso escolar». Algunos centros, opina Juana Llana, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de la escuela pública (Fapas) de Gijón, «le restan importancia o intentan ocultarlo creyendo que va a afectar al buen nombre del colegio». Por eso, Llana estima «altamente positivo que el Principado haya decidido incluir el acoso escolar en su Plan de Salud Mental». «Estamos hablando de situaciones que pueden afectar de por vida a un niño». Desde la Concapa (Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos), su presidenta Sandra Ruiz, también alaba la medida y recuerda que muchos de los niños hostigados sufren, a su vez, trastornos como Asperger u otros síndromes, lo que los hace aún más vulnerables.