El Comercio

«Es una forma de generar empleo y actividad económica», dice Belén Fernández

La posibilidad de cambiar los usos de los inmuebles considerados como «integrados» o que merecen «protección» fue especialmente valorada por la consejera de Ordenación del Territorio, Belén Fernández. «Es una forma de estimular el mantenimiento y la conservación de la costa, de generar actividad económica y empleo», indicó semanas atrás, después de que la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio (CUOTA) aprobara el documento inicial del PESC.

Entonces la titular de Ordenación

defendió que los cambios de uso en casas, paneras, hórreos y quintanas no eran incompatibles con «seguir estando con ese marchamo de calidad y excelencia que tiene la costa asturiana».

Cabe señalar que todas las directivas incluidas en el PESC, como plan especial de alcance supramunicipal que es, tienen rango superior a los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU) de cada municipio. El plan autonómico afecta así directamente a las regulaciones de las que se han ido dotando 22 ayuntamientos asturianos. Según el equipo redactor, lo procedente sería aprovechar las revisiones que se vayan haciendo en el futuro de cada PGOU para reproducir en ellos los mandatos del PESC.

La confrontación entre administraciones puede surgir también respecto al Ministerio de Medio Ambiente y su Ley de Costas, norma recurrida por el Principado ante el Tribunal Constitucional. Fernández no ocultó este posible conflicto, toda vez que a su juicio el plan autonómico «protege nuestro litoral frente a las tentativas de agresión auspiciadas por la legislación de costas del ministerio».

El PESC supone una evolución del anterior Plan de Ordenación del Litoral (POLA), pero todavía está en fase de tramitación. Desde finales de agosto el Principado ha puesto toda su cartografía y memorias a información pública, para que los ciudadanos afectados tengan derecho a presentar las oportunas alegaciones. El plazo para formalizar las mismas expira a finales de esta semana. Su volumen determinará si finalmente es viable lograr la aprobación definitiva del PESC antes de que expire la presente legislatura, previsiblemente dentro de ocho meses.