El Comercio

El Musel, la ZALIA y la variante centran las ayudas para obras

La Comisión Europea presentó la semana pasada una serie de estudios que reformulan el programa Conectar Europa (CEF), el que estaba llamado a ser el mayor programa de impulso de infraestructuras en los próximos años. Los reglamentos que habían sido aprobados hasta ahora identificaban a las obras del AVE a Gijón como la actuación prioritaria que debía recibir ayudas europeas. Los documentos plantean dejar el tren de alta velocidad para más adelante, y centrar a corto plazo los esfuerzos en El Musel. Bruselas se ofrece a aportar dinero para, junto a España y Francia, reactivar la autopista del mar Gijón-Nantes y ejecutar los accesos al puerto. El paquete se estima en los 85 millones, una 'pedrea' se compara con los 1.103 millones cuya inversión se propone en el puerto de Algeciras y otros 300 en Bilbao.

Conectar Europa no agota en todo caso las opciones de desbloquear infraestructuras asturianas. El Ministerio de Fomento, por ejemplo, tiene intención de destinar 400 millones de los Fondos FEDER a la variante de Pajares. El Principado por su parte aspira a captar dinero del mismo fondo para financiar los accesos a la ZALIA y al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA).