Radioterapia atendió 2.106 enfermos nuevos y se prepara para recibir su cuarto acelerador

  • Los equipos funcionan de 7.30 a 22 horas, lo que permite que «no haya demoras preocupantes», afirmó el doctor Luis Olay

Fue el primero en arribar a La Cadellada y el último en abandonar El Cristo. Al servicio de Radioterapia, uno de los de mayor complejidad técnica, le tocó abrir el nuevo hospital el 21 de enero de 2014, pero también cerrar el antiguo, ocho meses después. Ayer, sus integrantes se encontraban de «enhorabuena» al conmemorar su primer aniversario en La Cadellada. Su jefe de servicio, Luis Olay, se mostró «orgulloso» de la actividad alcanzada: 2.016 pacientes nuevos atendidos y 1.100 tratados, pero sobre todo «orgulloso del trabajo en equipo y del enorme esfuerzo de los profesionales».

El servicio de Radioterapia dispone en la actualidad de tres aceleradores lineales y se prepara para recibir, a lo largo de este primer semestre, una cuarta máquina. Los equipos funcionan desde las 7.30 horas hasta las diez de la noche. Durante los meses de traslado y puesta en marcha en La Cadellada, el servicio de Radioterapia de Oviedo ha tenido que echar mano de la unidad oncológica de Jove, a donde fueron derivados pacientes de Avilés y de Arriondas con el fin de aligerar la presión en el HUCA. En cuanto a la espera, Matallanas aseguró no disponer de los últimos datos, a lo que el responsable de Radioterapia señaló que «no hay demoras preocupantes». Finalmente, el radiofísico José Fernández García destacó el alto nivel del HUCA: «En Estados Unidos, hospitales como éste se cuentan con los dedos de una mano».