El Comercio

Suatea alerta de la pérdida de 1.498 docentes desde 2008

  • Los interinos se organizan en una plataforma contra las oposiciones y González dice que tratará de aumentar las plazas

Nada menos que 1.498 puestos de trabajo y 31.930 horas lectivas. Eso es lo que se ha perdido en el sector de la educación en Asturias desde el curso 2008-2009 respecto a las previsiones para el próximo año, según un informe realizado por Suatea. Ante la realidad de la educación en la región y en pleno debate por la convocatoria de 158 plazas, Suatea ha comparado las plantillas y la conclusión es esa, que se han perdido 1.498 docentes, pese a que en este periodo el alumnado matriculado en los centros públicos ha aumentado en 11.023 estudiantes.

En su estudio, Suatea dice que se han encontrado casos como institutos que han perdido hasta 17 puestos y colegios con 6 docentes menos. «La falta de profesorado para la adecuada atención al alumnado es evidente». En estos años, asegura Suatea, la oferta de empleo público ha sido de 824 plazas (incluyendo las 158 ahora anunciadas), mientras que se han jubilado 2.848 docentes. La mayor parte de las plazas, esas 1.498 mencionadas, se han eliminado directamente, y otras 526 se han cubierto con interinos.

Suatea recrimina a la consejera de Educación que «su partido lleva años destruyendo puestos estables y no había ninguna imposición del Gobierno central que lo justificara». El sindicato respondía a las declaraciones de Ana González, en las que responsabiliza al Ejecutivo de imponer una tasa de reposición y limitar el número de plazas públicas que se pueden convocar. González aseguró que la consejería está estudiando la posibilidad de incrementar las 158 anunciadas, aunque en ningún caso sería «de forma significativa».

Por otro lado, los interinos asturianos se han organizado para oponerse a las oposiciones de Primaria «en estas condiciones», por «precarias e injustas», y tachan de «irrisoria» la cifra. Critican que el decreto de interinos fue «medio impuesto por la consejería» y que las condiciones de la convocatoria asturiana provocarán un «efecto llamada» e inflarán las listas de interinos. «La Administración continúa una vez más poniendo en juego el trabajo, la salud y las expectativas vitales de miles de interinos», aseguran. Piden al Principado «igualdad y poder competir en igualdad de condiciones que el resto de comunidades».