El Comercio

La Junta de Personal denuncia ante la Fiscalía los fallos del nuevo hospital

vídeo

Trabajadores del HUCA marcharon por el interior del hospital hasta las oficinas de Gispasa. / Mario Rojas

  • Unos 200 trabajadores claman contra Gispasa y afirman que «nos tratan como a esclavos»

Los fallos, averías y deficiencias que acumula el nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) desde su inauguración hace ya diez meses han acabado ante la Fiscalía. Hasta allí ha llevado la Junta de Personal sus denuncias sobre falta de seguridad e irregularidades encontradas en los edificios que componen La Cadellada. Así lo confirmaron los sindicatos del hospital, minutos antes de iniciar una nueva concentración para protestar por los fallos del nuevo HUCA. Las centrales han acudido a la Fiscalía tras haber presentado más de 200 denuncias ante la Inspección de Trabajo, «sin que la gerencia haya hecho caso a casi ninguna de ellas», alertaron Carlos Vázquez y María Montañez.

Unos 200 trabajadores participantes en la manifestación volvieron a clamar ayer contra Gispasa, entidad creada por el Principado y que desde que se produjo el traslado a La Cadellada se encarga de la gestión de varios de los servicios del hospital, el parking y la cafetería, entre ellos. Al grito de 'Quien sobra en esta casa es Gispasa' y 'consejero dimisión', el personal peregrinó desde la zona de hospitalización hasta las oficinas que la empresa mantiene dentro del complejo sanitario. «¡Es una vergüenza Este hospital es de los ciudadanos no de Gispasa». La Junta de Personal del HUCA cargó también contra los recortes y las precarias condiciones laborales. «Nos tratan como a esclavos, por eso muchos trabajadores acaban emigrando».