El Comercio

Un estudio dice que la DGT incrementó en un 80% las multas durante la crisis

Un guardia civil, con una impresora portátil de multas.
Un guardia civil, con una impresora portátil de multas. / Efe
  • Según un estudio, el 1,53 por ciento de los vehículos que circulan por las carreteras asturianas son sancionados cada año, por debajo del promedio nacional del 3 por ciento

La Dirección General de Tráfico ha incrementado en un 80 % las multas de tráfico durante la crisis, en el periodo de 2007 a 2013, con un registro de 29 millones de sanciones, frente a los 16 millones entre los años 2000 y 2006, según un estudio de la Fundación Línea Directa.

El informe, que apunta que el 1,53 por ciento de los vehículos que circulan por las carreteras asturianas son sancionados cada año, por debajo del promedio nacional del 3 por ciento, incluye una encuesta que desvela que la finalidad de las multas en España es eminentemente recaudatoria en opinión del 92 % de los conductores, porcentaje que equivale a 24 millones de personas.

Presentado hoy en Madrid por el presidente de esta Fundación de la compañía aseguradora, Francisco Valencia, el estudio muestra que más del 50 % de las sanciones son excesos de velocidad, una tipología de multa que es más fácil de conseguir que la alcoholemia o la utilización del móvil mientras se conduce, según Francisco Valencia.

El estudio ha sido realizado sobre el análisis de más de 770.000 multas impuestas entre 2009 y 2014, además de los datos facilitados por la DGT, así como la encuesta a 1.200 conductores asegurados por Línea Directa. Los resultados del estudio también desvelan que sólo el 11 % de los conductores españoles cree que los radares se colocan únicamente por razones de seguridad, mientras el 85 %, por otra parte, considera que los parquímetros tienen un afán claramente recaudatorio.

Otra opinión generalizada entre los conductores es que uno de los principales problemas relacionados con las sanciones de tráfico es la indefensión a la hora de recurrir. En este sentido, sólo el 8 % de los conductores sancionados cree que hay garantías para reclamar y el 70 % se acoge a la reducción por pronto pago porque creen que es muy complicado ganar.

Un 52 % de los conductores se muestra a favor de imponer multas de tráfico en función de la renta y casi 8,2 millones son partidarios de la "Tasa 0" de alcoholemia. Además, el 20% (5,2 millones de conductores) considera que las multas contribuyen a reducir la siniestralidad y el 98 % son partidarios de que la Administración destine el dinero recaudado a mejorar la seguridad vial.

Sobre los 29 millones de sanciones impuestas por la DGT en el periodo de 2007 a 2013, el informe muestra que en los dos últimos años se ha producido un descenso de las multas, lo que es atribuido a una menor movilidad, la mayor concienciación del conductor y a algunas medidas como el pronto pago o las campañas de vigilancia contra el alcohol y las drogas.

El perfil del sancionado, según el análisis de los datos procesados por la Fundación, responde al de hombre, con experiencia de conducción, de 35 a 44 años y reincidente, y el importe medio de las sanciones se sitúa en 208 euros.

En un dibujo del mapa de España para conocer dónde y quienes sancionan más, las Jefaturas Provinciales de Tráfico de Teruel (32,2 % de los vehículos) y Cuenca (20,9 %), así como el Servei Territorial de Transit de Girona (13,7 %) son las que más sancionan, mientras en el lado opuesto están Almería (1,18 %), Zamora (1 %) y Álava (0,26 %). En el ránking por ayuntamientos, los líderes en sanciones son los de Barcelona, Madrid y San Sebastián, a los que siguen Terrasa, Granada y Tarragona.