El Comercio

Los profesores acudirán a los tribunales ante «esta agresión sin precedentes»

  • La plataforma Religión en la Escuela dice que la carga lectiva disminuye un 33% en Primaria, un 20% en Secundaria y un 50% en Bachillerato

Aseguran que les quedan pocas opciones más. Así que acudirán a los tribunales para reclamar lo que, consideran, es legal. La plataforma asturiana Religión en la Escuela cargó ayer con dureza contra la Consejería de Educación, tras confirmarse que la asignatura perderá horas con los nuevos curriculums de Primaria, Secundaria y Bachillerato diseñados por el Principado en aplicación de la LOMCE. En concreto, «se recorta la carga horaria de la asignatura de Religión un 33% en Primaria, un 20% en Secundaria y un 50% en Bachillerato». Hablando de horas semanales o sesiones, la cuestión es que se ha eliminado una en segundo de ESO; que se ha eliminado en segundo de Bachillerato y que en primero «se ofrece de tal manera (entre todo el listado de asignaturas específicas y de libre configuración autonómica) que dificulta al extremo su elección o se hace directamente incompatible con algunas modalidades de Bachillerato».

Las peores previsiones que tenían los profesores se cumplieron al confirmarse, en la presentación del decreto de ordenación del currículo de ESO y Bachillerato, que Religión desaparece en el último curso, cuando en un principio se había planteado dejar una hora.

La plataforma tiene claro que esta decisión «únicamente responde a criterios de carácter ideológico», no a motivos organizativos. Es, de hecho, un paso más, quizás el definitivo, del deterioro de las relaciones entre el sector y el actual equipo de la Consejería de Educación. Desde la llegada de Ana González han sido constantes los rifirrafes con los defensores de la asignatura de Religión y los colegios concertados. «No nos mira con mucho cariño», admitía recientemente en una entrevista en EL COMERCIO el secretario general de Escuelas Católicas de España, José María Alvira.

Sea como fuere, la situación es que Religión pierde peso. Y, mientras muchos sectores se felicitan por ello, otros es evidente que no tanto. Y en medio, los profesores que imparten esta materia, unos 260 aproximadamente. «Las consecuencias directas de esta agresión son la pérdida de calidad de la asignatura y la pérdida o deterioro de los puestos de trabajo del profesorado especialista en esta materia, profesorado que en la mayoría de los casos ha dedicado 30 años de su vida a la escuela pública asturiana».

Llegados a este punto, la plataforma Religión en la Escuela considera que el ordenamiento que hace la consejería «se hace a espaldas de la Constitución Española, de los Acuerdos entre la Iglesia y el Estado y de la propia LOMCE». Lamentan también que en el periodo de consultas públicas, el Principado no haya atendido las propuestas y alegaciones que instituciones y profesores han presentado al borrador. «Denunciamos la falta de respeto de la Consejería de Educación a los derechos de todos los padres, madres y alumnos, que optan libremente por cursar Religión. No se entiende que quienes gobiernan para todos propongan normativas que no se atienen a la legalidad vigente».

«Judicializar la enseñanza»

Por eso reclamarán esa legalidad en los tribunales y acusan a la consejería de «judicializar la enseñanza» y de «menospreciar a quienes no participan de su ideología excluyente». La plataforma hace un llamamiento a la sociedad para actuar ante este «ataque, que se traduce en pérdida de derechos y libertades». Ellos «promoverán» las medidas legales oportunas para «defender el derecho constitucional de los padres a elegir libremente la educación que quieren para sus hijos».