Sanz Montes critica el «acoso y derribo» de la consejería con la asignatura de Religión

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, seguido de varios jóvenes en una de las marchas anuales a Covadonga.

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, seguido de varios jóvenes en una de las marchas anuales a Covadonga. / NEL ACEBAL

  • El arzobispo censura los «intereses barriobajeros» del «alcohol a bajo precio y las banalizaciones del sexo sin amor» por su impacto en los jóvenes

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, no ha ocultado su descontento por la decisión de la Consejería de Educación de eliminar Religión como asignatura específica de la programación de segundo de Bachillerato para el próximo curso. En la pastoral de esta semana, dedicada a los cerca de 700 jóvenes asturianos que el pasado fin de semana participaron en la marcha anual al Santuario de Covadonga, arremete sin tapujos contra políticas que, a su entender, pretenden «domesticar la libertad» de los jóvenes, así como «acorralar su conciencia y achatar el horizonte al que cada día se asoman». En su escrito, Sanz Montes relaciona una lista de «respuestas intrusas» a las inquietudes de las generaciones más jóvenes que, a su juicio, emanan de «burladeros ideológicos que niegan derechos e imponen lo que nadie demanda», como sucede, recalca, «con la clase de Religión y el acoso y derribo desde la consejería».

Critica de este modo la fórmula elegida por el departamento de Ana González para organizar el próximo curso académico de acuerdo a los criterios fijados en la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Y es que en la última propuesta elaborada por Educación, que está pendiente de aprobación definitiva, Religión desaparece de la lista de asignaturas que el alumnado de segundo de Bachillerato puede elegir para completar su currículo. Además, respecto a la programación prevista para el primer curso, aparece en una secuencia de 14 materias con la previsión de que se imparta solo una hora a la semana.

La menor presencia de Religión en los programas formativos de Secundaria no ha cogido por sorpresa a los docentes, ya que la organización de varios cursos de Primaria de acuerdo a las especificaciones de la LOMCE supuso la reducción de las horas lectivas reservadas a la materia, en la que este curso están matriculados en torno al 64% de los estudiantes de Primaria y Secundaria de la región.

Pero la reforma educativa no es la única preocupación de Sanz Montes en relación a la formación de los jóvenes. A su entender, los atentados contra la integridad de los menores también provienen de «intereses barriobajeros que viven del 'bareto' del alcohol a bajo precio, la movida del botellón, y las banalizaciones del sexo sin amor ni compromiso y de la droga sin cuento». «Todos ellos -sentencia el arzobispo de Oviedo en su pastoral- usan y tiran a los jóvenes, desde su interés o ideología».

Para enfrentar estas situaciones, «hay que acompañar con paciencia y respeto», aconseja Sanz Montes, que afirma también que «no sirve quitarse de en medio dejándoles solos. Saber acompañarles es lo que tenemos como el más bello y noble reto», asegura.

La recomendación del arzobispo está ligada a unos tiempos en los que, según su descripción, «estamos saturados por la cantinela vergonzante de demasiados corruptos a sueldo en personas y organizaciones sin que aquí pase casi nada».

Réplica de la consejera

Por su parte, la consejera de Educación del Principado, Ana González, ha respondido al Arzobispo afirmando que "los gobiernos son elegidos democráticamente, mientras que con los arzobispos no hay voto directo". González niega que sea un ataque contra la asignatura de Religión, "no soy una especie de diablo, en todo caso somos nueve diablos (en referencia a las nueve comunidades autónomas que quieren eliminar la asignatura de Religión del currículo de segundo de Bachillerato para el próximo curso)".