El Comercio

El Arzobispado se rebela contra la LOMCE

El Arzobispado se rebela contra la LOMCE
  • Recurre los nuevos decretos de Secundaria y Bachillerato por entender que la reducción de horas de Religión vulnera derechos fundamentales

El Arzobispado de Oviedo ha dado un paso al frente para tratar de evitar la aplicación de los nuevos currículos de Secundaria y Bachillerato. El horario de la asignatura de Religión que recoge los decretos elaborados por la Consejería de Educación para incorporar los criterios de la LOMCE el próximo curso ha sido objeto de críticas durante meses por parte de la institución eclesial y motivo de acusaciones y reproches cruzados con el Gobierno regional. Las palabras dieron paso ayer a las acciones en forma de dos recursos contencioso-administrativos contra los decretos que regulan las enseñanzas en ambos niveles. Los dos procedimientos se tramitan por el procedimiento especial de protección de los derechos fundamentales, lo que podría derivar en la suspensión cautelar de ambos decretos.

La nueva regulación suprime la asignatura de Religión de la oferta de segundo de Bachillerato y en primero «se oferta de tal manera que imposibilita su libre elección», expuso ayer el Arzobispado, que criticó también que «su carga horaria es ínfima».

Respecto al currículo de Secundaria, la institución que encabeza Jesús Sanz Montes considera que la materia «es discriminada por su horario, mínimo, respecto a las demás asignaturas homólogas» y que «no desarrolla la posibilidad de doble elección, Religión y Valores Cívicos, que la LOMCE contempla».

Estos son los motivos que esgrime el Arzobispado para denunciar la posible vulneración «de los derechos fundamentales de igualdad y no discriminación, el derecho fundamental de libertad religiosa y el derecho fundamental que asiste a los padres para que sus hijos reciban la educación religiosa y moral conforme a sus propias convicciones».

Con esta medida, el Arzobispado de Oviedo emula acciones adoptadas por las instituciones eclesiásticas en otras comunidades, como Baleares. La Diócesis y el Obispado de Mallorca presentaron una demanda por la reducción de la carga lectiva del horario de Religión que recogía el nuevo decreto y un juzgado decretó, en tan solo dos días, la suspensión cautelar de la nueva regulación.

En este caso, se argumentaba la violación de los acuerdos con la Santa Sede, un extremo señalado también en Asturias por la plataforma de docentes Religión en la Escuela, que también ha seguido la vía judicial contra la nueva regulación. Sin embargo, el Consejo Consultivo respaldó la exclusión de la materia del programa de segundo de Bachillerato. El organismo considera que este nivel educativo se corresponde con el antiguo COU, en el que la materia no era de oferta obligada, es decir, queda «fuera de los ámbitos pactados con la Santa Sede y las restantes confesiones».