El Comercio

Los maquinistas prueban la línea que llevará el AVE hasta León en septiembre

  • Se trata de un proyecto que no encontró dificultades técnicas de consideración, salvo el derrumbe que los materiales arcillosos provocaron en el túnel de Peña Rayada (Valladolid), hace ya cuatro años

Los maquinistas de Renfe Operadora realizan desde el pasado martes circulaciones de prueba en la nueva línea de alta velocidad Valladolid-León, una vez concluidas las obras que la han materializado. La ejecución del tramo de 162,7 kilómetros comenzó en la primavera del 2008 y su conclusión ha requerido algo más de siete años.

Se trata de un proyecto que no encontró dificultades técnicas de consideración, salvo el derrumbe que los materiales arcillosos provocaron en el túnel de Peña Rayada (Valladolid), hace ya cuatro años. Las restricciones presupuestarias son las que al final han dilatado los plazos inicialmente fijados y que anunciaban la llegada del AVE a León la pasada legislatura.

Desde el pasado febrero, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) estuvo ajustando los últimos elementos de la línea, utilizando para ello un tren laboratorio. A bordo de este material rodante la propia ministra, Ana Pastor, pudo inspeccionar la situación de la vía, en marzo.

Solventados los últimos remates y calibrados todos los sistemas de comunicación, Adif autorizó a Renfe Operadora a acceder a la vía. Ahora unos 260 maquinistas irán rotando para hacer circulaciones de prueba en la línea y obtener así la acreditación que les permita ponerse a los mandos de trenes llenos de pasajeros. Por ahora los ensayos se están realizando con un tren de la Serie 730, ferrocarril de ancho variable y tracción mixta (diesel-eléctico) que opera en servicio comercial en la línea Madrid-Galicia, entre otras. Si los calendarios se cumplen, en septiembre la línea quedará abierta.