El Comercio

Santiago Fernández: «La incineradora es indispensable para eliminar el vertedero»

Santiago Fernández.

Santiago Fernández. / Paloma Ucha

  • El gerente de Cogersa admite que los críticos del horno «ganaron la partida» y que hablar hoy de la planta «es como mentar a la bicha»

España aprobó hace cuatro años una Ley de Residuos que ordena llegar al 2020 reciclando como mínimo el 50% de los residuos domésticos, incluidas las sobras de la comida. La Comisión Europea por su parte prepara normas para endurecer esa meta, en el año 2030, de forma que entonces quede por ejemplo prohibido arrojar basura a los vertederos. Santiago Fernández, gerente desde hace unas tres décadas del Consorcio de gestión de Residuos de Asturias (Cogersa), fue ayer invitado a una jornada nacional de expertos en la materia para dar su parecer al respecto. «La valorización energética es imprescindible e indispensable para ir al 'vertido cero'», razonó.

Fernández aseguró que Asturias lleva «mucho tiempo trabajando» para cumplir con los objetivos de reciclaje, de manera que hoy existen «instalaciones para aprovechar todas las fracciones» de basura que salen de las viviendas. «Nos falta sólo la valorización», matizó. Ésta es la palabra técnica con la que en el sector se denomina a las incineradoras.

«En esto estamos en una lucha o discusión en Asturias desde el año 2003», explicó Fernández. «Pasamos por aprobar la incineradora a suspenderla por una sentencia cuando teníamos el concurso en marcha», recordó.

El gerente de Cogersa tomó la palabra en el 'Meeting Point' organizado por la Fundación Economía Circular, después de que antes hablaran una subdirectora general del Ministerio de Medio Ambiente, los directores generales del ramo en Andalucía y Madrid, y un senador del Grupo Socialista. «Ahora parece que los políticos que hablan aquí lo hacen también en el Senado, pero los políticos de esos mismos, que están en los pueblos o las autonomías, cuando oyen hablar de valorización energética, es como si les mentaras a la bicha», indicó el gerente.

«Están asustando»

Fernández admitió que en el tema de la incineradora «los opositores nos ganaron la partida, porque a medida que pasa el tiempo, cada vez es peor». A juicio del gerente, hace 15 años, cuando el consorcio planteó la necesidad de levantar una planta de valorización «no sé si estaban más despistados o durmiendo, pero aquello parecía más fácil». A medida que pasa el tiempo, en cambio, los críticos del horno «están consiguiendo asustar más a la población y los políticos al final hacen lo que diga la población», argumentó.

El gerente de Cogersa reconoció como un avance que en foros como el de ayer «y en el ministerio, y en las autonomías, se hable tranquilamente de la incineración; es muy positivo y esperamos que así en los próximos 20 o 30 años podamos tener la incineradora», ironizó.

Fernández admitió que ve «difícil» alcanzar los objetivos que la ley marca para el año 2020, si bien sostuvo que Asturias «tiene todas las instalaciones para ello, falta ahora la colaboración de los ayuntamientos y ciudadanos». Entre los inconvenientes que presenta la región para acatar las citadas metas el gerente apuntó a la escasa tradición que hay de aprovechar el compost y la dificultad de combinar la quinta bolsa de residuos orgánicos con la costumbre de los ayuntamientos de recoger la bolsa negra actual todos los días.

Existe un elemento económico que influye en todo el sistema: «Ahora tenemos una tarifa muy baja y habría que subirla sustancialmente, porque mientras sea barato, la basura acabará en el vertedero». Cogersa sin embargo no puede castigar a quienes le entregan los desperdicios mezclados para el vertedero porque «por ley no podemos cobrar más que el coste de tratamiento». De ahí que el gerente apuntara como una buena práctica el caso catalán, donde sí existen penalizaciones y recompensas en función del grado de separación que traen las basuras.