El Comercio

El Principado, al rescate de farmacias

Asturias cuenta con un total de 456 farmacias en activo.

Asturias cuenta con un total de 456 farmacias en activo. / E. C.

  • Una botica recibe ayudas por su delicada situación económica y otras 12 están al límite

  • Las oficinas afectadas pueden percibir entre 199,38 y 833,33 euros mensuales en función de su estado de viabilidad

La crisis lo ha barrido todo, hasta el fulgor económico y financiero del que históricamente han disfrutado las farmacias. Regentar una botica era, al menos hasta ahora, garantía de negocio y de continuidad. Tanto, que las oficinas solían pasar de generación en generación o se traspasaban por cifras auténticamente millonarias. Uno de los últimos traspasos que se registró en Asturias tuvo lugar en Gijón. Fue en aún en tiempos supuestamente boyantes y la operación llegó a superar los 600.000 euros. Pero los tercios han cambiado y ahora hay farmacias que lo están pasando mal y a las que el Principado ha tenido que salir a 'rescatar' porque se encuentran al borde de la quiebra.

Este tipo de 'rescate' es una posibilidad regulada por ley. Una normativa aprobada por el Gobierno central en 2008 y modificada posteriormente en 2012 fija una serie de ayudas para establecimientos farmacéuticos que estén en situación de «viabilidad económica comprometida (VEC)». Hasta ahora, el Principado no ha tenido que echar mano de este fondo de compensación. Lo hizo recién en noviembre de 2015, según confirmó ayer el Colegio de Farmacéuticos de Asturias. De momento, es solo una botica la rescatada, aunque hay otras doce «en situación límite», indicaron las mismas fuentes.

La entidad colegial, atendiendo a un compromiso de confidencialidad, no ha querido desvelar cuáles son las farmacias afectadas, ni la ayuda que percibe desde noviembre una de las 456 boticas que hay en la región. Tampoco si opera en zona urbana o rural, aunque fuentes del sector dan por seguro de que se trata de una farmacia pequeña «que son las que lo están pasando muy mal». Lo que sí confirmó el Colegio es que existe una oficina asturiana cuya situación se enmarca como VEC (viabilidad económica comprometida), una calificación en la que entró en octubre de 2015, una vez aplicado el índice corrector de márgenes de farmacia. La botica empezó a percibir las primeras ayudas un mes después al entender el Principado que no llegaba a los ingresos mínimos para que se considere rentable.

¿Qué se entiende por viabilidad comprometida cuando hablamos de una farmacia? Según la normativa, se trata de una oficina «cuya facturación al Sistema Nacional de Salud mediante recetas no supere los 12.500 euros mensuales» o, en su defecto, los 200.000 euros en la facturación anual global, sumada la venta libre, precisan fuentes del sector. Para poder beneficiarse de estas ayudas, que oscilan de los 199,38 a 833,33 euros mensuales, las farmacias no tienen que haber recibido ninguna sanción o inhabilitación y tienen que haber participado en programas de atención farmacéutica y de uso racional de los medicamentos.