El Comercio

El Sespa comprará nuevas agujas para inyectar insulina y reemplazará las que causaban dolor

Las agujas para inyectar insulina que, según los enfermos, «causaban mucho más dolor» tienen en Asturias los días contados. El Servicio de Salud, a través de su gerente, José Ramón Riera, confirmó este lunes a la Asociación de Diabéticos del Principado Asturias (Asdipas) que comprará las agujas que se proporcionaban anteriormente y que no habían causado, hasta entonces, trastorno alguno. El nuevo material será distribuido en los centros de salud junto al actual «y serán los enfermos los que elijan la aguja que prefieren», señaló Asdipas. La decisión del Sespa se toma después de la protesta de varios pacientes. Incluso, se llegó a constituir una plataforma 'Dulces Guerreros', formada por unas 40 familias asturianas.