El Comercio

Cinco empresas emiten el 80 por ciento del dióxido de carbono en Asturias, que no ha «hecho los deberes» contra el cambio climático

Instalaciones de Ence, en Navia.
Instalaciones de Ence, en Navia. / P. CITOULA
  • La central térmica de Aboño (Carreño) y las plantas de ArcelorMittal en Gijón y Avilés son las instalaciones más contaminantes | La temperatura atmosférica en Asturias ha aumentado 0,21 grados por década desde los años 60

Un estudio sobre el cambio climático en España durante 2015, elaborado por el Observatorio de Sostenibilidad, refleja que 20 instalaciones emiten la mitad del dióxido de carbono (CO2) industrial en España, la mayoría de ellas afincadas en Asturias, Galicia y León, siendo la generación de carbón la actividad más contaminante. En Asturias, solo cinco empresas son las responsables del 80 por ciento de las emisiones.

Según fuentes del Observatorio, la Central Térmica de Aboño (Carreño) y las plantas de ArcelorMittal en Gijón y Avilés son las instalaciones más contaminantes, con 1,14 millones de toneladas de CO2 al año la primera y 1,027 las plantas de la acería. De hecho, Hidrocantábrico y ArcelorMittal, se encuentran entre las diez empresas con mayores emisiones de gases de efecto invernadero en 2014 a nivel nacional, con 8,3 millones de toneladas la primera y 5,5 millones de toneladas la segunda.

A ellas se suman en este orden las instalaciones de Iberdrola, Cementos Tudela Veguín, Gas Natural Fenosa, Ence, Alcoa, Saint-Gobain Cristalería, Calera de San Cucao, DuPont Asturias, Fertiberia, Industrial Química el Nalón, Industrias Doy Manuel Morate, el HUCA, Asturiana de Zinc, Refractaria S.A., RHI Refractories y Enagás. Todas ellas consideradas como las compañías más emisoras de gases de efecto invernadero en Asturias. Su actividad, añadida a la de las centrales térmicas de producción energética, es la responsable de que las emisiones de CO2 en Asturias hayan aumentado en 2015.

A nivel nacional, en abril de 2015 las emisiones de CO2 del sistema eléctrico crecieron un 55 por ciento respecto al mismo mes de 2014 debido al repunte de la quema del carbón. En 2014, afirman los autores del estudio, las térmicas de carbón aportaron el 16,8 por ciento de la electricidad, frente al 15 por ciento de 2013. En España "la producción energética con carbón en las plantas térmicas se ha disparado, lo que es una contradicción una vez comprobado que los gases de este combustible tienen un gran efecto para calentar la atmósfera", constata el documento.

El responsable del área de emisiones del estudio, Fernando Prieto, ha criticado las ayudas públicas a la extracción y quema del carbón. "Las subvenciones son perjudiciales, no puedes beber y soplar por la misma pajita a la vez", ha manifestado. Por ello, considera "urgente" instar al Principado a que "se ponga las pilas" para reducir a medio plazo la minería del carbón en virtud de otras actividades menos contaminantes.

Fue 2013 el año en el que repuntó la quema de carbón para la obtención de energía en las plantas térmicas: "La situación se ve favorecida por la obligación de quemar carbón español, apoyado por las ayudas oficiales, y las importaciones de carbón de EEUU obtenidas a buen precio gracias a los excedentes derivados de la competencia interna del gas".

El Principado «no ha hecho los deberes»

Según el mismo informe, el Principado de Asturias es una de las comunidades autónomas, junto con la Región de Murcia, que menos ha hecho por combatir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. En políticas de adaptación al cambio climático se observa que "en general no se han hecho los deberes" en el desarrollo de políticas "activas, convergentes y transversales". En una clasificación por comunidades autónomas en la que se evalúan las políticas de adaptación de cambio climático en 2014, Asturias y Murcia son las únicas que no tienen herramienta de planificación.

En el Principado sí están contabilizadas 10 acciones sobre el cambio climático, la mayoría de la Universidad de Oviedo u otros centros de investigación, desconectadas entre sí, cuatro acciones de observación y dos acciones de investigación. Comparando con otras regiones, el informe dictamina que Asturias es "muy poco activa" en esta materia.

El papel de las energías renovables

En consonancia con el aumento del consumo de combustibles fósiles, se encuentra el descenso en el peso de las energías renovables en el mix energético, con lo que "no se está produciendo el cambio de modelo productivo y energético" necesario para paliar el calentamiento global. "Llama la atención que el Gobierno siga potenciando la energía generada por carbón a pesar de haber sido un año clave en la lucha contra el cambio climático", señalan. El informe refleja además que las evidencias del efecto del cambio climático ya comienzan a observarse en Asturias. Según las conclusiones del Panel de Expertos CLIMAS, se ha comprobado un incremento medio de la temperatura atmosférica de 0,21 grados centígrados por década desde los años 60 en Asturias, y la temperatura media del agua del mar ha experimentado aumentos superiores a los 0,3 grados por década de forma sostenida durante los últimos 20 años.

Por otro lado, la precipitación anual de todas las estaciones fue decreciente. La evolución de las precipitaciones por meses ha evidenciado además una disminución de las precipitaciones en los meses de primavera y verano y un aumento de las mismas en los meses de otoño. Concretamente, durante los meses de abril a junio se produjo una disminución de las precipitaciones de 50 mm por década.

Además del cambio estacional reseñado, también se detectó un adelanto en el mes del año con menor precipitación. Mientras que en la década 1975-84 los meses con menor precipitación fueron septiembre (55 mm) y agosto (56 mm), en la década 1985-94 fue julio (38 mm) y en la década de 1995-04 fue junio (44 mm).